New York Times Syndicate

El misterio del jet lag está por ser descifrado

Las recomendaciones para vencer el desfase horario incluyen ajustar los horarios de sueño, el uso a corto plazo de medicamentos para dormir o permanecer despierto, suplementos de melatonina y horarios de exposición a la luz, entre otras.
New York Times News Service
15 septiembre 2015 22:58 Última actualización 16 septiembre 2015 5:0
avión interior, pasajeros, primera clase Bloomberg

Ha buscado en Internet “curas para el desfase horario”, y ha intentado evitar o hacer frente a la miseria evitando el alcohol. (Bloomberg)

NUEVA YORK.- Rita Gunther McGrath, una profesora de la Escuela de Administración de Columbia, es una de esos viajeros de negocios a quienes no les importan los retrasos, las cancelaciones o ir a un nuevo lugar. Lo que le preocupa es su aparente incapacidad para vencer el desfase horario, conocido como jet lag, y los síntomas que le acompañan que la dejan atontada, poco enfocada y sintiéndose, dice, “como un trapo de cocina”.

“El desfase horario siempre ha sido un problema para mí”, dice McGrath, quien ha sido viajera de negocios durante más de dos décadas y ha hecho frente a itinerarios que la llevan de Nueva York a Nueva Zelandia, Helsinki y Hong Kong en un periodo de pocos días.

Ha buscado en Internet “curas para el desfase horario”, y ha intentado evitar o hacer frente a la miseria evitando el alcohol, limitando la exposición a la luz o exponiendo su cuerpo a la luz solar, y “haciendo todo lo que los expertos dicen que uno debe hacer”, dijo McGrath.

“El desfase horario no es propicio para el entorno corporativo”, dijo. “Debe haber algún tipo de ayuda que realmente funcione para aquellos de nosotros que viajamos mucho, pero no puedo encontrarla”.

Aunque la ciencia está más cerca de comprender los mecanismos biológicos básicos que hacen que muchos viajeros se sientan tan miserables cuando cruzan zonas horarias, la investigación ha revelado que, al menos por ahora, no hay una recomendación buena para todos que evite o ayude con la ansiedad del desfase horario.

Las recomendaciones para vencer el desfase horario incluyen ajustar los horarios de sueño, el uso a corto plazo de medicamentos para dormir o permanecer despierto, suplementos de melatonina y horarios de exposición a la luz, entre otras, dijo el coronel Ian Wedmore, un especialista en medicina de emergencia del Ejército.

Esto funciona para muchas personas, “pero no para todas”, dijo Wedmore, quien labora en el Centro Médico Madigan del Ejército en Tacoma, Washington.

Una esperanza de tratamiento radica en crear un plan “personalizado”, basado en la huella genética de un individuo, dijo Paolo Sassone-Corsi, un científico de la Universidad de California en Irvine que estudia los “relojes corporales” internos, o ritmos circadianos (el ciclo de 24 horas de luz y oscuridad que ayuda a regular cuándo la gente despierta, duerme y come, entre otras cosas).

Los científicos ahora saben que un 15 por ciento de los genes de un humano está regido por estos relojes biológicos. Cualquier alteración de los mismos _ ya sea un vuelo a través de zonas horarias que deje a los viajeros en luz brillante cuando sus cuerpos anhelan dormir, o en la oscuridad cuando sus cuerpos están bien despiertos, los turnos de trabajo o incluso el estrés _ puede conducir a un desfase horario o, en casos extremos, llevar potencialmente al desarrollo de problemas de salud graves como obesidad y cáncer, dijo.

“Lo que es nuevo es que ahora reconocemos que tenemos relojes en cada célula de nuestros cuerpos y desde un punto de vista fisiológico, algunas personas simplemente van a sentirse más afectadas por el desfase horario debido a su perfil genético o metabólico”, dijo.

“Básicamente, es ese perfil el que nos hace individuales. Pero también puede ser la razón por la cual alguien experimenta pocos problemas con el desfase horario mientras alguien más dirá: ‘Oye, me siento destrozado’”.

Un consejo para quienes viajan mucho, pero a los mismos lugares, es hospedarse en el mismo hotel. La familiaridad ayudará a reducir el estrés, y quizá a minimizar el desfase horario.

Experimentos en ratones realizados en el laboratorio de Sassone-Corsi demuestran que un ambiente estresante reducirá la capacidad para ajustarse a una nueva zona horaria. Cambiar rápidamente los horarios de comida y los periodos de ejercicio a su nueva ubicación también ayudará, dijo.

Los médicos saben que dirigirse al oeste generalmente es más fácil para el cuerpo que viajar al este, porque requiere que el reloj interno de una persona “se ajuste para más tarde, no antes”, dijo R. Robert Auger, un especialista del sueño en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Pero entre más zonas horarias se crucen, más duro es el desfase horario.

La norma para volver a poner los relojes corporales en sintonía es de alrededor de un día por cambio de zona horaria, lo que hace “muy difícil que se aclimaten los verdaderos guerreros del camino”, dijo Auger.

Una ayuda común es la melatonina, que ha sido estudiada extensamente y para muchos viajeros puede ayudar con los síntomas al hacer que el cuerpo se sincronice con el horario local más rápidamente, dijo Wedmore, el especialista en medicina de emergencia.

Aunque no es una cura milagrosa, “algunos estudios demuestran que puede ayudar en los vuelos hacia el este y hacia el oeste, y parece ayudar a muchas personas con el desfase horario, incluido yo mismo”.

Pero no ha hecho mucho por McGrath. Así que, por ahora, ella está tratando de encontrarle el lado positivo.

“Lo que todos debemos recordar es que somos increíblemente privilegiados de poder cruzar las zonas horarias tan rápidamente”, dijo. “Además, cuando llego a casa de un viaje de negocios y digo algo estúpido, simplemente culpo al desfase horario. Eso es bueno durante unos tres días”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica
Un pequeño bosque de una familia puede ayudar a salvar al planeta
Espiando los drones de Amazon
Esquizofrénicos en Venezuela, sin medicamentos y empeorando