New York Times Syndicate

El incalculable valor de encontrar un empleo que te encante

Cuando se busca un empleo uno se enfoca en factores como un buen sueldo; pero para encontrar la satisfacción de un trabajo que nos guste hay más elementos que considerar ajenos al salario.
New York Times News Service
12 agosto 2016 21:2 Última actualización 14 agosto 2016 5:0
Empleo (New York Times)

Empleo (New York Times)

NUEVA YORK.- Científicos sociales han tratado de identificar las condiciones que promuevan con más probabilidad vidas humanas satisfactorias. Sus conclusiones dan algunos indicios importantes sobre la selección de carrera: el dinero importa, pero como han demostrado el economista Richard Easterlin y otros, no siempre en la forma en que uno podría pensar.

Consideremos este experimento mental.

Supongamos que usted tuviera que elegir entre dos mundos paralelos que fueran similares, excepto que las personas en uno de esos mundos tienen ingresos significativamente más altos.

Si usted ocupara la misma posición en la distribución del ingreso en ambos --digamos, como asalariado medio--, habría razones convincentes para elegir al mundo más rico. Después de todo, las sociedades con ingresos más altos tienden a disfrutar de un aire y agua más limpios, mejores escuelas, ambientes menos ruidosos, condiciones laborales más seguras, esperanza de vida más larga y muchos otros beneficios obvios.

Pero el contexto también importa. Si usted enfrentara la opción entre ser un empleado de salario relativamente bajo en una sociedad de ingresos altos o estar cerca de la cima en una sociedad en la cual su ingreso fuera menor en términos absolutos, la respuesta sería menos clara.

Si la diferencia de ingresos fuera muy pequeña, tener un salario superior en el mundo más pobre probablemente sería más satisfactorio. Su casa sería más pequeña en términos absolutos, pero como sería más grande que la de la mayoría de las personas, sería más probable que usted la considerara adecuada.

No se trata solo de que más dinero no ofrezca un aumento directo en la felicidad.

La investigación de ciencias sociales también subraya la importancia de enfocarse cuidadosamente en las muchas formas en las cuales los empleos difieren junto con dimensiones ajenas al salario.

Como han sabido desde hace tiempo los economistas, los empleos que ofrecen condiciones laborales más atractivas (por ejemplo, mayor autonomía, mejores oportunidades de aprendizaje, o mejor seguridad en el lugar de trabajo) también tienden a pagar menos.

Una de las dimensiones más importantes de la satisfacción laboral es cómo se siente usted respecto de la misión de su empleador.

Supongamos que usted está evaluando dos ofertas de empleo para escribir textos publicitarios: una es para una campaña de la Sociedad Estadounidense de Oncología para desalentar que los adolescentes fumen, la otra para una campaña de la industria tabacalera para alentarlos a hacerlo.

Si el salario y otras condiciones laborales fueran idénticas, ¿cuál empleo elegiría? Una vez hice esta pregunta a alumnos de último año de Cornell sobre su ingreso al mercado laboral, y casi 90 por ciento dijo que seleccionaría el puesto en la Sociedad Estadounidense de Oncología.

Y cuando les pregunté cuánto más tendría que pagar el empleo a favor del tabaquismo antes de que cambiaran de opinión, demandaron una bonificación salarial promedio de más del 80 por ciento.

Estas magnitudes tienen sentido. Cuando la mayoría de las personas sale de trabajar cada noche, se siente mejor si ha mejorado al mundo de alguna manera, o al menos no lo ha empeorado.

Pero la satisfacción moral por sí sola no pagará la renta. Será más probable que usted termine en un empleo que ofrezca condiciones laborales atractivas y pague bien si pude desarrollar una experiencia profunda en una tarea que la gente valora altamente.

Como hemos argumentado el economista Philip Cook y yo, quienes se vuelven realmente buenos en lo que hacen están captando una participación mucho mayor de los ingresos totales en casi todas las áreas, dejando las porciones correspondientemente más pequeñas a los demás. Moraleja: ¡Conviértase en experto en algo!

Obviamente, es más fácil decir eso que hacerlo. El sicólogo K. Anders Ericcson y sus coautores han estimado que se requieren muchos miles de horas de práctica difícil para llegar a ser un verdadero experto en cualquier tarea.

Esa es la razón por la cual mi primera respuesta cuando los estudiantes buscan consejo sobre cómo tener éxito es preguntarles si alguna actividad los ha absorbido alguna vez por completo. La mayoría responde afirmativamente.

Luego sugiero que se preparen para una carrera que implique tareas lo más similares posibles a esa actividad, aun cuando normalmente no conduzca a recompensas financieras altas. Les digo que no se preocupen por el dinero.

Mi punto es que convertirse en experto es tan desafiante que es poco probable que usted dedique el esfuerzo necesario a menos que la tarea sea una que le encante por sí misma. Si es así, el proceso será gratificante si conduce a un ingreso alto.

La literatura de la felicidad ha identificado que uno de los estados sicológicos humanos más profundamente satisfactorios es uno llamado “flujo”. Ocurre cuando uno está tan inmerso en una actividad que pierde el sentido del paso del tiempo.

Si usted puede encontrar un empleo que le permita experimentar periodos sustanciales de flujo, estará entre las personas más afortunadas del planeta. Lo que es más, conforme pasen los años, casi seguramente desarrollará experiencia profunda en cualquier cosa que haya estado haciendo.

En ese momento, aun cuando pocas personas en cualquier ubicación asignen un valor alto a lo que usted hace, podría encontrar que sus servicios se vuelven extremadamente valiosos en el sentido económico.

Eso es porque la tecnología ha extendido constantemente el alcance geográfico de quienes son mejores en lo que hacen. Si incluso a una fracción diminuta de un grupo de compradores lo suficientemente grande le interesa su servicio, usted podría valer una fortuna.

Por supuesto, no hay garantías de que se convertirá en el mejor en lo que elija hacer, o que aun cuando lo haga vaya a encontrar formas prácticas de extender lo suficientemente su alcance para ganarse un salario alto.

Pero al elegir concentrarse en una tarea que le encanta, disfrutará la considerable parte de su vida que pase en el trabajo, lo cual es mucho más de lo que otros miles de millones de personas pueden decir.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica
Un pequeño bosque de una familia puede ayudar a salvar al planeta