New York Times Syndicate

El futuro de Facebook... ¿sin Facebook?

La nueva estrategia de Mark Zuckerberg, englobada en el proyecto Creative Labs hace pensar que en poco tiempo habrá múltiples aplicaciones de la red social que ni siquiera sean identificadas con su mismo nombre.
New York Times News Service
01 mayo 2014 20:36 Última actualización 01 mayo 2014 20:51
Módulo Especial Facebook sin Facebook

Módulo Especial Facebook sin Facebook

NUEVA YORK.-  A dos años desde su accidentada oferta pública inicial, Facebook se ha convertido en una empresa fuerte que regularmente da a conocer resultados financieros que inquietan a los inversionistas.

Pese a todas las predicciones pesimistas, por lo demás, la base de usuarios de la compañía sigue creciendo, y casi una quinta parte del tiempo que los estadounidenses dedican a sus smartphones lo pasan en Facebook.

Eso supera a la cantidad de tiempo que pasamos en cualquier otro servicio por un amplio margen; y supera a casi cualquier otra cosa que hacemos en nuestros teléfonos, o en nuestras vidas, punto.

Y sin embargo, ¿cuándo fue la última vez que nos entusiasmamos con alguna nueva función en Facebook? Los dos grandes productos que Facebook dio a conocer al año pasado –Home, una pantalla bloqueada de Android, y Graph Search, un motor de búsqueda– no pegaron.

Y algunas de las más innovadoras ideas de relacionamiento social recientes han provenido de empresas advenedizas, a las cuales Facebook ha comprado por enormes sumas (hasta 19 mil millones de dólares por WhatsApp, mil millones de dólares por Instagram) o ha tratado infructuosamente de comprar (3 mil millones de dólares ofrecidos por Snapchat).

Cada vez que un nuevo y muy publicitado producto de Facebook estalla en la plataforma de lanzamiento, y cada vez que la compañía paga miles de millones por la gran idea de alguien más, empiezan a circular las predicciones del fin de Facebook. Pero Mark Zuckerberg, el co-fundador y director ejecutivo de la compañía, no está preocupado. El motor de innovación de Facebook quizá se haya estancado últimamente, pero Zuckerberg ha estado trabajando en modernizar la forma en que la compañía crea y distribuye nuevos servicios. El esfuerzo, que él empezó a discutir a principios de este año, es llamado Creative Labs, y puede resumirse en una sola palabra: Aplicaciones. Muchas, muchas aplicaciones.

“Lo que estamos haciendo en Creative Labs es básicamente individualizar la gran aplicación azul”, dijo Zuckerberg en una reciente entrevista en las oficinas centrales de la empresa en Menlo Park, California.

En el pasado, señaló, Facebook era algo grande, un sitio web o aplicación móvil que te permitía satisfacer todas tus necesidades sociales en línea. Ahora, en los teléfonos móviles especialmente, Facebook empezará a separarse en muchos servicios más pequeños y más estrechamente enfocados, algunos de los cuales ni siquiera llevarán la marca de Facebook, y quizá no requieran una cuenta de Facebook para ser usados.

El plan es tan riesgoso como audaz, y alterará en gran medida la manera que en la mayoría de los más de mil millones de usuarios de Facebook experimentan el servicio. Pudiera fracasar fácilmente fastidiando a los usuarios y quizá frenando el crecimiento. Y pese a recibir críticas exultantes, el primer producto salido de Creative Labs –Paper, una aplicación para iPhone que permite a los usuarios navegar por el listado de Noticias de Facebook a través de un sistema de gestos táctiles– ha conseguido pocos usuarios desde que fue dado a conocer en enero.

El plan de Zuckerberg realmente no es una sorpresa. Facebook ha estado ofreciendo desde hace tiempo sus servicios en aplicaciones separadas; lanzó una aplicación de mensajes de texto independiente, Messenger, en 2011. El nuevo plan acelerará ese esfuerzo. Para usar todas las funciones de Facebook, quizá necesitemos instalar un conjunto de aplicaciones que darán prioridad cada una a una sola función, desde navegar por el listado de Noticias hasta enviar mensajes e interactuar con grupos.

Recientemente, la compañía empezó a notificar a sus usuarios que pronto requeriría que instalaran la aplicación de Messenger independiente para enviar mensajes de Facebook.

Zuckerberg dijo que la estrategia de aplicaciones múltiples está destinada a adaptar a Facebook a la manera en que la gente usa los teléfonos móviles, que ahora representan el grueso de las visitas e ingresos de publicidad de Facebook. “En los móviles, hay un gran beneficio de crear experiencias de primera clase para un propósito único”, afirmó.

Como hay tan poco espacio en la pantalla de un teléfono, las aplicaciones que promueven una sola función pueden tener un diseño más sencillo y más intuitivo, mejorando la manera en que funcionan. Las aplicaciones para un propósito único quizá corran más rápidamente, también; por ejemplo, Facebook ha encontrado que las personas que reciben mensajes responden 20 por ciento más rápidamente a través de Messenger que a través de la aplicación de Facebook.

Pero lo que es más prometedor de la estrategia de aplicaciones múltiples es que permite a Facebook correr riesgos creativos. “Nos verán explorando nuevas áreas para las que sentíamos que no teníamos espacio antes”, dijo Zuckerberg.

Para las compañías de software, uno de los peligros del éxito es ser esposadas por sus clientes; entre más usuarios se tengan, más difícil es innovar, porque la mayoría será adversa a cualquier cambio. (Microsoft ha sufrido una versión de esto.) Al filtrar sus innovaciones en nuevas aplicaciones que carecen de una base de usuarios establecida, los ingenieros y diseñadores pueden dar saltos creativos que podrían no haber funcionado si simplemente hubieran sido funciones añadidas a la aplicación primaria de Facebook.

Se puede ver este razonamiento en funciones en Paper. Los desarrolladores del proyecto dijeron que se les había dado libertad para probar nuevos tipos de herramientas de programación y para dejarse llevar por nuevas ideas de diseño; lo describieron como un esfuerzo de imitar el espíritu de una empresa incipiente dentro de Facebook. El resultado es poderoso: Paper se ve y se siente no como otra aplicación de Facebook, y es un placer usarla; es uno de los productos móviles más impresionante que cualquier compañía, grande o pequeña, haya lanzado recientemente.

Sin embargo, Creative Labs tiene sus críticos, y su éxito está lejos de estar garantizado. Ted Zoller, el director del Centro para Estudios del Emprendedurismo en la Escuela de Negocios Kenan-Flagler en la Universidad de Carolina del Norte, argumenta que ese sistema está condenado al fracaso debido al atractivo del dinero para las empresas incipientes. “Si eres un ingeniero talentoso y tienes una buena idea en Facebook, ¿por qué crearla mientras estés en Facebook y enriquecer más a Mark Zuckerberg?”, preguntó.

Lo que es más, al crear nuevas funciones fuera de su aplicación principal, Facebook pudiera estar limitando su capacidad para promover sus innovaciones a sus usuarios básicos. Sin embargo, aunque Paper ha estado languideciendo en las gráficas de popularidad de aplicaciones, Zuckerberg dijo que no estaba preocupado, y estaba dispuesto a esperar a que éte y otros proyectos de Creative Labs lentamente se ganen a su público.

Hay una lógica en esta visión. “A menudo se ve que aislar a los equipos innovadores de algunas de las demandas comerciales de una compañía – dándoles un estatus protegido y de cuarentena – es una de las mejores formas de promover la innovación”, dijo Andrew Razenghi fundador del grupo consultor StrategyLab.

Pero falta por ver si Facebook se las arreglará para convertir eventualmente a nuevas aplicaciones como Paper en algo grande.

La estrategia de Creative Labs encaja con la visión de Zuckerberg de que algunas partes del Internet móvil son mucho más grandes y más complicadas de lo que había pensado previamente. Señaló que WhatsApp y Messenger de Facebook eran nominalmente idénticas – ambas son usabas para enviar textos – pero que después de estudiar las enormes bases de usuarios de ambos productos, Facebook encontró que estaban siendo usados por personas diferentes para propósitos diferentes.

“Pienso que básicamente vimos que el espacio de los mensajes de texto es más grande de lo que habíamos visto inicialmente”, detalló.

Esta idea explica el creciente apetito de Facebook por las adquisiciones. En una enorme red móvil, servicios como WhatsApp e Instagram pueden beneficiarse de los recursos de Facebook mientras mantienen sus propias comunidades y, crucialmente, no destrozan la propia base de usuarios de Facebook.

También explica la disposición de Facebook a ser más laxo con su propia marca. “Nos apartamos de nuestro camino para llamarle simplemente Paper, no Facebook Paper”, señaló Zuckerberg sobre la nueva aplicación. “Una de las cosas que estamos tratando de hacer con Creative Labs y todas nuestras experiencias es explorar las cosas que no están vinculadas a la identidad de Facebook”.

Si el nuevo plan tiene éxito, entonces, un día grandes partes de Facebook quizá ya no se parezcan a Facebook; y quizá ni siquiera lleven su nombre. Estará en todas partes, pero quizá no lo sepamos.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos