Nacional

Yunez Márquez dice ser víctima de persecución política de Javier Duarte

El alcalde de Boca del Río acudió a la Fiscalía de Veracruz por la acusación de enriquecimiento ilícito; dijo ser inocente y víctima de una persecución política de parte del gobernador, Javier Duarte de Ochoa.
Itzel Villa/Corresponsal
06 octubre 2015 12:44 Última actualización 06 octubre 2015 13:25
Miguel Ángel Yunez Márquez

(@MYunesMarquez)

XALAPA. El alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, acudió a la Fiscalía de Veracruz ante el citatorio que le fue entregado; ahí dijo ser inocente de las acusaciones de enriquecimiento ilícito y víctima de una persecución política de parte del gobernador, Javier Duarte de Ochoa.

“Es un abuso de autoridad, es un abuso por parte del gobierno. Lo pinta como un remedo de dictador y no me voy a dejar”, señaló.

Acompañado de su abogado Jorge Wincler, Yunes Márquez aseguró que cuenta con los documentos necesarios para comprobar las propiedades que posee, incluso la casa donde habita, que explicó es resultado de la sociedad que mantiene con su esposa, además de que todo se encuentra en su declaración patrimonial.

La persecución en su contra, detalló, es para bloquear las aspiraciones políticas de los Yunes en Veracruz durante el próximo año cuando se renovará la gubernatura del estado, sin embargo, aseguró que él no tiene intenciones de participar en esa contienda.

“Es parte del miedo que el PRI de Veracruz le tiene a los Yunes pero no nos vamos a dejar”, comentó. 

Aunque pidió ser atendido por el fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, éste no acudió; además le negaron que durante la audiencia estuvieran presentes los medios de comunicación.

Miguel Ángel Yunes Márquez recordó que debido a que no confía en las autoridades veracruzanas de procuración de justicia, buscará en el ámbito federal, resolver esta situación.

Asimismo, denunció que ocho personas de la Fiscalía de Veracruz intentaron ingresar a su domicilio en el fraccionamiento Rincón del Conchal, ubicado en el municipio de Alvarado, sin una orden judicial la noche de este lunes.

Por su parte, la Fiscalía, a través de un comunicado, señaló que la intención del personal no era ingresar al domicilio sino realizar una inspección física del lugar. Debido a que el fraccionamiento se trata de un área restringida, el personal ministerial solicitó la autorización correspondiente mostrando sus identificaciones oficiales para poder tener el acceso.

La Fiscalía informó que su personal se mantuvo en todo momento en la caseta de vigilancia ubicada a una distancia de aproximadamente 2 mil metros de la casa del alcalde, además de que sólo tuvieron acceso al área pública de la zona.