Nacional

Veytia quería regalar al gobernador de Nayarit la casa donde mataron al 'H2'

Fuentes de seguridad en la entidad refirieron que el fiscal ya había iniciado el trámite para obsequiar al mandatario la propiedad de tres plantas en la colonia Lindavista de Tepic, que todavía mantiene sellos y una manta de la Fiscalía estatal.
Rivelino Rueda | Enviado Especial 
10 abril 2017 22:6 Última actualización 11 abril 2017 5:0
La residencia en la colonia Lindavista, en Tepic, donde fue abatido el H2, mantiene los sellos y una manta de la Fiscalía General de Nayarit.

La residencia en la colonia Lindavista, en Tepic, donde fue abatido el H2, mantiene los sellos y una manta de la Fiscalía General de Nayarit.

TEPIC.- Tras el abatimiento de Juan Francisco Patrón Sánchez, El H2, líder del cártel de Los Beltrán Leyva, el pasado 9 de febrero, el exfiscal de Nayarit, Édgar Veytia Cambero, ya preparaba el “regalito” para el gobernador Roberto Sandoval: la propiedad asegurada a ese grupo.

La residencia de tres plantas, dos cúpulas y un enorme patio con una alberca, en la colonia Lindavista de Tepic –la cual todavía mantiene los sellos y una manta de la Fiscalía General de Nayarit (FGN) que establecen su aseguramiento– sería entregada al mandatario estatal como un “trofeo de guerra” por parte del llamado fiscal zeta.

De acuerdo con fuentes de la FGN y de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, la propiedad ubicada en la calle Cardenal, esquina Prolongación Universidad, ya estaba en proceso de trámites en las notarías que otorgó el mismo gobernador a figuras de su “primer círculo”, incluyendo a su compadre, el fiscal Veytia Cambero.

A principios de 2016, el mandatario estatal otorgó notarías a su secretario General de Gobierno, José Trinidad Espinoza Vargas; al exfiscal Édgar Veytia, así como Raymundo García Chávez, exsecretario particular del gobernador.

“Al fiscal le gusta mucho esa zona, donde están las colonias Lindavista, Ampliación Lindavista y el fraccionamiento Arboledas, donde se sabe que tiene diversas ‘casas de seguridad’, e incluso una de ellas está a unos 300 metros de donde se dio el operativo de la Marina contra El H2”, comentó un funcionario de la Fiscalía.

El propósito de este “regalito”, según un funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública de Nayarit, “era que el gobernador continuara dándole ‘manga ancha’ para sus negocios, sobre todo por las presiones sobre su actuación, que venían del gobierno federal, del Ejército y de la Marina”.

Pero también, añade la fuente, porque “este operativo significaba la erradicación de Los Beltrán Leyva de la entidad, grupo con el que negoció y pactó el fiscal al inicio de la administración, para dejar vía libre a sus nuevos aliados: el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG)”.

No es la primera ocasión que Veytia regalaría algo a Sandoval. Medios locales documentaron que en 2013 el exfiscal –detenido en Estados Unidos por “importar, fabricar y distribuir heroína, metanfetaminas, mariguana y cocaína”– dio al gobernador 300 hectáreas en el rancho La Resolana, en Tepic.

Cabe recordar que tres mujeres, familiares de El H2, son las dueñas de tres terrenos donde se ubica la casa donde fue abatido el capo. En 2008, la empresa Inmobiliaria Rosales S.A. de C.V., vendió los terrenos a una mujer de Guasavito, Sinaloa, y, posteriormente, ella las vendería a las personas que se relacionan con Patrón Sánchez.

En esa misma zona, el 14 de diciembre de 2011, el entonces subprocurador de Justicia de Nayarit, Édgar Veytia, fue emboscado por sicarios del Cártel de Sinaloa, cuando se dirigía con sus escoltas a descansar a una “casa de seguridad”.

Luego de que su grupo de seguridad repelió el ataque, declaró que fue por el “trabajo que estamos realizando contra la delincuencia”.

Sign up for free