Nacional

'Vacío de poder alienta a justicieros' como el de Edomex

Por simpatía, nadie denuncia a homicida de 4 en La Marquesa, afirma Francisco Rivas. Se debe mejorar la procuración de justicia, afirman especialistas.
David Vela
02 noviembre 2016 22:42 Última actualización 03 noviembre 2016 5:0
Eran asaltantes. Policías Federales trasladaron los cuerpos de 4 personas, hallados en la carretera México-Toluca, el lunes. (Especial)

Eran asaltantes. Policías Federales trasladaron los cuerpos de 4 personas, hallados en la carretera México-Toluca, el lunes. (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO.- La desconfianza de los ciudadanos en la autoridad y la debilidad institucional para investigar y resolver crímenes, alientan en México el surgimiento de los ciudadanos que hacen justicia por propia mano.

Así lo señalaron especialistas en materia de seguridad, quienes advierten que, en la medida de que éste tipo de casos queden impunes, seguirán apareciendo más “justicieros anónimos” como el de la carretera México-Toluca.

El pasado lunes los cuerpos de cuatro personas amanecieron a un costado de la carretera México-Toluca, a la altura del kilómetro 38.

Autoridades del Estado de México aseguraron que éstos sujetos eran asaltantes y fueron asesinados por el pasajero de un autobús al que habían asaltado minutos antes. El responsable huyó del lugar luego de rematar a los supuestos delincuentes.

Según versión de las autoridades, ninguno de los pasajeros del autobús ha aportado información para dar con el responsable, aunque sí fueron muy específicos en el actuar ilegal de los fallecidos.

“La falta de denuncia puede tener varias explicaciones, una es el miedo de los testigos a la denuncia, en un contexto en que las víctimas no somos protegidos por la autoridad. Puede haber una simpatía por la persona que restituyó los bienes robados, haya sido como haya sido, y por eso se decide no denunciar”, dijo Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

Alertó, sin embargo, que la ejecución de la justicia por propia mano es de preocupar, porque eso evidencia que las autoridades no tienen los insumos necesarios para determinar quién es el responsable y llevarlo ante la justicia.

“El tema de la justicia por propia mano nos debe preocupar como sociedad y ocupar en la búsqueda de fortalecer el sistema de procuración de justicia, fortalecer la manera en que se investiga el delito, y fortalecer los sistemas de readaptación social”, dijo.

Además explicó que la justicia por propia mano es una forma de repudio a las instituciones y rechazo a vivir en un estado de derecho.

Gabriel Regino, criminólogo, calificó como grave que la gente no colabore con la autoridad para detener al responsable del cuádruple homicidio, pues dijo que se trata de un encubrimiento social que se explica por el hartazgo de la gente a ser víctima del delito sin que la autoridad haga nada.

“Aquí no hay legítima defensa, es una venganza, como se dan los linchamientos, y la gente que no denuncia está encubriendo. Pero por qué lo hace, porque está cansada de ser víctima de las autoridades y de la delincuencia”, aseguró.

Tras poner en duda la tesis de las autoridades –al calificar de inverosímil la versión oficial–, dijo que el hecho de que la autoridad propague la figura del justiciero anónimo representa un grave riesgo.

“El riesgo en que está incurriendo la autoridad al propalar esta hipótesis exprés, es darle legitimidad a la justicia por propia mano, porque en aras de generar una percepción de que no hay inseguridad, manda el mensaje de que cualquiera se pueda armar y hacerse justicia. Ellos mismos están haciendo la apología del delito y evidencian un vacío de autoridad”, indicó.