Nacional

AMLO pide calma ante palabras de Trump contra el TLC, 'es estrategia'

El líder de Morena sostuvo que las amenazas de dejar el TLCAN son sólo demagogia del mandatario estadounidense para revertir su baja popularidad.
Rivelino Rueda
23 agosto 2017 17:53 Última actualización 24 agosto 2017 5:0
AMLO. (Cuartoscuro)

AMLO. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- “Iremos a una revisión del Tratado de Libre Comercio para evitar la competencia desleal que está causando más miseria y desempleo en el campo y provocando la migración hacia Estados Unidos”.

Esas palabras fueron pronunciadas en la campaña presidencial de 2006 por Andrés Manuel López Obrador, quien ayer salió a la defensa del acuerdo comercial del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canadá.

Pero años atrás, el dirigente nacional de Morena fue un crítico acérrimo de ese Tratado. En febrero de 2014, ya como presidente nacional de Morena, y al cumplirse 20 años de la entrada en vigor del TLCAN, el tabasqueño aseguró en Villa Arista, San Luis Potosí, que los supuestos beneficios de ese acuerdo eran “pura propaganda” de Carlos Salinas de Gortari, ya que “se incrementó la pobreza, canceló el crecimiento económico y no ha permitido empleos ni bienestar”.

Sin embargo, López Obrador aseguró ayer que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utiliza una estrategia, como ha utilizado otras, para chantajear al gobierno mexicano y engañar a los estadounidenses, al señalar que va a poner fin al TLCAN.

“Es propaganda, es demagogia. Hay que entender que Trump está con baja popularidad y quiere recuperarse con sus amenazas contra México”, comentó el dirigente nacional de Morena en el municipio de Tecuala, Nayarit.

El político tabasqueño comentó que estos amagos del republicano deben ser tomados con tranquilidad por empresarios e inversionistas, ya que “no va a pasar nada, no hay nada que temer, es pura politiquería o una estrategia política para no ser tan radicales”.

Recordó que a Trump le han dado resultados electorales temas como el que va a construir un muro, que lo van a pagar los mexicanos, que va a aplicar aranceles hasta el 30 por ciento a los productos mexicanos, o que impedirá que se vayan las empresas de Estados Unidos a México.

López Obrador afirmó que “no se puede romper la relación comercial entre México y Estados Unidos”, y dijo que en caso de que se establecieran aranceles a las mercancías que se exportan desde México a Estados Unidos, los consumidores estadounidenses tendrían que pagar más por los artículos que se consumen.

“Se quieren las dos economías, se necesitan. Tenemos más de 3 mil kilómetros de frontera. La mano de obra mexicana es de las mejores del mundo. Es una mano de obra muy calificada y desgraciadamente le pagan muy poco a los trabajadores mexicanos”, añadió.

Apenas el 14 de marzo, en entrevista con El Financiero-Bloomberg, el tabasqueño sostuvo que el TLCAN “no es la panacea ni la salvación. El acuerdo no redujo los niveles de pobreza en México a pesar de que la producción industrial y las exportaciones aumentaron”.

En aquella ocasión, López Obrador también dijo que con el acuerdo comercial de Norteamérica los sectores agrícolas resultaron afectados, y señaló que una de sus propuestas para 2018 es dar subsidios para el campo, como se hace en Estados Unidos.

Comentó que de llegar a la Presidencia de la República no buscaría optar por “una apertura comercial indiscriminada y sin límite”, y apuntó que “cada país tiene derechos que protege, porque se deben cuidar las áreas que son estratégicas, tales como las energéticas”.