Nacional

Talarán 3 mil árboles para ampliar autopista México-Acapulco en Cuernavaca

La tala se debe a la ampliación de 4 a 10 carriles de la autopista México - Acapulco, desde El Polvorín hasta el entronque con la glorieta de La Paloma de la Paz y que según las autoridades, permitirá solucionar el conflicto vial que se registra en este tramo de la autopista México-Acapulco, principalmente en vacaciones.
Edmundo Salgado/Corresponsal
10 abril 2015 10:17 Última actualización 10 abril 2015 10:17
México -  Acapulco

La ampliación permitirá que se desahogue el tráfico, aunque organizaciones sociales se oponen a la tala de 3 mil árboles. (Edmundo Salgado)

CUERNAVACA. Más de tres mil árboles serán talados para la ampliación de la autopista México-Acapulco, en su tramo por Cuernavaca; ya fueron cortados más de 500.

Y es que esta semana inició el corte de los árboles tipo ficus, jacarandas, sauces y tabachines, lo que ha provocado el enojo de diversas organizaciones sociales.

La tala, se debe a la ampliación de cuatro a 10 carriles del también llamado Libramiento Cuernavaca, desde El Polvorín hasta el entronque con la glorieta de La Paloma de la Paz.

De acuerdo con información del gobierno federal, la ampliación a 10 carriles se realizará con el fin de solucionar el conflicto vial que todos los días se registra en este tramo de la autopista México-Acapulco, principalmente en vacaciones por la afluencia de turistas, para lo cual hará uso del derecho de vía federal.

Sin embargo, a un costado del Libramiento Cuernavaca existen más de tres mil árboles que serán talados para realizar la obra, de los cuales ya fueron retirados cerca de 500 a la altura de la colonia Antonio Barona.

Al respecto, el titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno de Morelos, Topiltzin Contreras Macbeath, informó que ante la queja de organizaciones sociales buscará una reunión con autoridades federales para ver la posibilidad de reubicar al menos el 10 por ciento de los árboles, es decir, alrededor de 300.

Cabe recordar que además de la molestia por la tala, la ampliación de la autopista México-Acapulco a la altura de la capital morelense ha provocado manifestaciones de ciudadanos que tienen sus viviendas a un costado de la vía de comunicación y que por la obra, sus casas serán destruidas.