Nacional

Sinaloa reforzará vigilancia con drones

Para disminuir el índice de violencia en la entidad, personal de la Secretaría de la Defensa Nacional manejará estos aparatos y, además, se instalarán más videocámaras.
Carlos Velázquez Martínez
23 junio 2017 17:56 Última actualización 23 junio 2017 17:56
Dron (cuartoscuro)

Dron (cuartoscuro)

Drones operados por personal de la Secretaría de la Defensa Nacional serán utilizados para vigilar la zona rural de Sinaloa, en tanto que otras 500 videocámaras se instalarán en las ciudades para reforzar el sistema de seguridad que permita contrarrestar los índices de violencia en el estado.

En un inicio, se invertirán 3 millones y medio de dólares, porque “no son drones comunes que se encuentran en cualquier centro comercial, sino que tienen características especiales de vigilancia y comunicación para no alertar a los delincuentes”, detalló el gobernador Quirino Ordaz.

Durante la presentación de su Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021, el mandatario estatal destacó que esta administración se adapta a las nuevas realidades y circunstancias en sistema y tecnología sobre todo en seguridad, porque es fundamental para el desarrollo de la entidad.

Pilotos de la Secretaría de la Defensa Nacional serán los operadores de los drones, explicó el subsecretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañea Camarillo. “No son comunes que se encuentran en cualquier centro comercial”, lo que permitirá una observación aérea, porque actualmente se tiene una carencia de cámaras de videovigilancia.

El funcionario destacó que no se pueden dar más detalles al respecto porque se trata de acciones de inteligencia con aparatos tecnológicos, pero aseguró que con ello se podrá cubrir la carencia de videocámaras

Asimismo están por adquirirse 170 patrullas y llegarán a Sinaloa más elementos federales – Ejército y Marina – para apoyar la seguridad en Culiacán y Mazatlán principalmente, ubicadas dentro de las 50 ciudades prioritarias para la seguridad.

El gobernador aseguró que se reforzarán los operativos en las carreteras federales como la Mazatlán-Culiacán y la Culiacán-Altata en la zona de la costa, donde han ocurrido enfrentamientos entre células delincuenciales.

Quirino Ordaz manifestó que todos esos elementos no resuelven totalmente el problema, pero son factores, herramientas que no se tenían y que son necesarias para la seguridad.