Nacional

Siguen enfrentamientos entre policías y jornaleros del Valle de San Quintín

Jornaleros del Valle de San Quintín en Baja California, que ayer fueron replegados por la Policía luego de cerrar la carretera Transpeninsular, culpan al gobernador Francisco Vega de Lamadrid de las agresiones que sufrieron.
Eliud Ávalos / Corresponsal
18 marzo 2015 13:42 Última actualización 18 marzo 2015 13:50
[Del 1 de diciembre de 2012 al 31 de julio de 2013, empresas canadienses contrataron a 16 mil 948 jornaleros mexicanos Cuartoscuro] 

“Pedimos dialogo y nos respondieron con balas”, aseguró Fidel Sánchez Gabriel, vocero de la Alianza de Organizaciones del Valle de San Quintín, Baja California. (Cuartoscuro/Archivo)

Siguen los enfrentamientos entre jornaleros del Valle de San Quintín y policías estatales, federales y municipales, luego de que ayer los trabajadores bloquearon la carretera Transpeninsular en demanda de prestaciones, un alto al trato de esclavos y la violación a sus derechos laborales, junto con el acoso sexual en contra de mujeres jornaleras.

“Varios compañeros jornaleros fueron detenidos, al menos dos mujeres, una compañera del ejido Díaz Ordaz y otra de Santa María de Los Pinos. Nos estamos reorganizando luego de los enfrentamientos del día de ayer cuando nos replegaron. Pedimos diálogo y nos respondieron con balas”, aseguró Fidel Sánchez Gabriel, vocero oficial de la Alianza de Organizaciones del Valle de San Quintín.

Dijo que habían solicitado la presencia del gobernador del estado, Francisco Vega de Lamadrid, pero éste no se ha aparecido, y lo culpó de las agresiones que sufrieron de los cuerpos policiacos. Agregó que el primer mandatario estatal no tuvo la capacidad de poner solución al problema que arrastran desde hace años.


Varias personas han sido detenidas luego de los disturbios tanto en las carreteras como en el palacio de gobierno de San Quintín.
“Nuestra prioridad es subir a la carretera de nuevo a marchar para exigir la libertad inmediata de los compañeros detenidos”, aseguró Sánchez Gabriel.

Indicó que no se realizó la mesa de diálogo que se había propuesto y que ya no les han vuelto a llamar del gobierno del estado. Lamentó la falta de disposición de los agricultores y de las autoridades estatales. “El trato que nos han dado es de esclavos, es una esclavitud moderna”, afirmó.