Nacional

No encubriremos a nadie en caso Tanhuato: Gobierno

El comisionado nacional de Seguridad aseguró que apoyarán en la investigación, y de encontrar "irregularidades en el uso de la fuerza vamos a sancionar”.
Víctor Chávez
19 agosto 2016 12:19 Última actualización 19 agosto 2016 13:19
Enfrentamiento Tanhuato Michoacán (Cuartoscuro)

Enfrentamiento Tanhuato Michoacán (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Si los policías federales actuaron de manera ilícita, irregular o con abusos en el operativo de Tanhuato, la Procuraduría General de la República (PGR) y el Poder Judicial actuarán en su contra y se aplicará a ley, aseguró este viernes el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia.

“No encubriremos ni solaparemos a nadie. Aceptamos sin reparo la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), porque el contenido de la misma llama a coadyuvar en la investigación de los hechos en ese operativo, tanto en la que lleva a cabo la PGR, como la que hace la CNDH”, expuso.

Por eso “aportaremos” en la investigación y “si hay hechos ilícitos, si hubo irregularidades en el uso de la fuerza vamos a sancionar”.

El jueves, el comisionado sostuvo que los federales actuaron “en legítima defensa ante una agresión inminente”.

En un nuevo encuentro con los medios de comunicación esta mañana, Sales Heredia pidió al Congreso de la Unión que, para evitar este tipo de casos, se legisle en una ley “que nos norme a todos” para este tipo de operativos.

La CNDH determinó que elementos de la Policía Federal “ejecutaron arbitrariamente” a 22 de 42 integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) el 22 de mayo de 2015 en el Rancho del Sol, en Tanhuato, Michoacán.

En su investigación, de 31 tomos, el organismo dijo que también se acreditó otras violaciones graves a derechos humanos atribuibles a agentes federales y no graves del personal de la Procuraduría de Michoacán.

Dijo que la autoridad federal violó el derecho a la vida, por el uso excesivo de la fuerza que provocó la ejecución arbitraria de 22 civiles y la muerte de cuatro más; y violó el derecho a la integridad, legalidad y seguridad jurídica, al torturar a dos detenidos.