Nacional

Sandoval Íñiguez pide no claudicar contra rechazo a matrimonios gay

El obispo de Guadalajara pide a la sociedad oponerse a las iniciativas que dañan a la familia. Desde la Fe exhorta a los gays a esforzarse por vivir en continencia y castidad.
Anabel Clemente
31 julio 2016 16:30 Última actualización 31 julio 2016 16:30
Cardenal

Cardenal Sandoval Íñiguez. (Juan Carlos Huerta)

GUADALAJARA.- En un video, el Arzobispo Emérito de Guadalajara, el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, pide a los padres de familia luchar por el derecho de su autoridad como padres, que se pretende arrebatar a través de la llamada ideología de género. Pide a la sociedad oponerse a las iniciativas “que pretenden dañar la familia y atentan contra la vida” en referencia a los “matrimonios igualitarios”, promovidos desde el gobierno federal.

El cardenal de tapatío señala que las “cúpulas del poder mundial” están obligando a los países a que adopten medidas que van contra la familia, como la despenalización del matrimonio o la unión legal entre personas del mismo sexo.

“Esta es una obra grande, la de alinearse con Dios Creador y defender la familia natural, integrada por un hombre y una mujer, como Dios la hizo, así como la de proteger la vida que es el derecho fundamental del ser humano. No claudiquen, no voten iniciativas que dañan la moral natural”, dice el sacerdote.

Asimismo, en el diario Desde la Fe, en una cuarta entrega del artículo ¿Por qué la iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el “matrimonio igualitario”? La Arquidiócesis Primada de México señala no discrimina a los homosexuales, más bien los invita a que no sean utilizados “como simples objetos de placer”, pues considera que la identidad de un ser humano no puede ser su apetito sexual. “Identificarse sólo por su inclinación social, permitir que ésta le defina, es limitarse”, aclara.

Por lo anterior, destaca que la Iglesia sólo admite el matrimonio entre hombre y mujer y que “considera pecado grave la relación sexual homosexual”, por lo tanto exhorta a todos los homosexuales a “esforzarse por vivir en continencia y castidad, fortalecidos con la ayuda sacramental”.