Nacional

PRI hizo de su sede un búnker; costó 1.5 mdp

Tras protestas de anarquistas, el Partido Revolucionario Institucional tomó la decisión de aumentar la seguridad; el tricolor firmó dos contratos con una empresa en sistemas electrónicos.
Nayeli Cortés
20 mayo 2015 0:55 Última actualización 20 mayo 2015 7:16
La sede del Revolucionario Institucional está cercada con alambre de púas. (Alejandro Melendez)

La sede del Revolucionario Institucional está cercada con alambre de púas. (Alejandro Meléndez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Al PRI le costó millón y medio de pesos convertir su sede en un búnker, al que sólo se accede mediante un código de barras y después de registrar datos personales —con foto incluida— en la entrada. El sistema contratado incluye hasta botón de pánico, según la respuesta a una solicitud de información realizada por El Financiero.

La decisión de reforzar la seguridad en el sitio fue tomada luego de las manifestaciones protagonizadas por los autodenominados anarquistas, iniciadas a raíz de que Enrique Peña Nieto rindió protesta como presidente.

“Un partido de puertas y ventanas abiertas”, ése era el lema que acuñaron Roberto Madrazo y Elba Esther Gordillo cuando se convirtieron en presidente y secretaria general, respectivamente.

1
Vigilancia

A la entrada del PRI hay una caseta con lectores de código de barras.

ME. PRI hizo de su sede un búnker; costó 1.5 mdp.

Sin embargo, en 2013, el partido suscribió dos contratos para que instalara una caseta de vigilancia en el acceso principal de su sede, así como lectores de códigos de barras. Es decir, cerró sus puertas y ventanas.

En ninguno de los casos fijó precio específico por los trabajos. Según los documentos en poder de este diario, mensualmente se realizaría la contabilización de los servicios y se pagaría en consecuencia.

Sin embargo, el PRI precisó el costo de los cambios en su sede, a través de un oficio que hizo llegar al área de transparencia del Instituto Nacional Electoral.

1
Obras

Los trabajos en la sede del PRI iniciaron desde 2013.

Los trabajos en la sede del PRI iniciaron desde 2013.

Según la dirección de Recursos Materiales de ese partido, pagó un millón 402 mil 984.86 a dos empresas para mejorar la seguridad en Insurgentes Norte número 59.

Para realizar estos trabajos, el PRI suscribió un contrato con Aarón Bolaños Ortiz para la construcción de una caseta vigilancia en la puerta 1 del partido.

Bolaños Ortiz es proveedor recurrente del partido. En 2012 le brindó servicios por casi millón y medio de pesos; en 2013 por casi cuatro millones de pesos y en 2014 por más de un millón de pesos.

Un presunto familiar de Aarón Bolaños, Jorge Alejandro Bolaños Ortiz, también es proveedor recurrente del tricolor.

Asimismo, el partido contrató a la empresa Sistemas Electrónicos Digesan, empresa especializada en seguridad electrónica, para que le suministrara torniquetes con dos lectoras de tarjeta de proximidad, lectoras de código de barras y hasta botón de pánico.