Nacional

Por el miedo a que
lo mataran, hasta su perro dejó en Veracruz

Rubén Espinosa, fotoperiodista asesinado en el DF, huyó de Veracruz por las amenazas que llegó a recibir, en donde dejó a su familia y amigos. 
Héctor Gutiérrez
02 agosto 2015 23:23 Última actualización 03 agosto 2015 5:0
Rubén Espinosa, fotoperiodista asesinado. (Cuartoscuro)

Rubén Espinosa, fotoperiodista asesinado en el DF. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Rubén Espinosa Becerril, corresponsal de la agencia Cuartoscuro y de la revista Proceso, fue encontrado muerto, junto con otras cuatro personas, en la colonia Narvarte, del Distrito Federal, el pasado viernes. El fotoperiodista estaba en condiciones de exilio en la Ciudad de México desde el 9 de junio, porque se sentía bajo amenaza en Veracruz.

Se pudo conocer que el departamento en el que fueron asesinados fue rentado por Nadia Vera, a quien conoció en Veracruz y presumiblemente era su pareja sentimental, y un grupo de amigas de ella.

Era originario del DF, pero desde hace ocho años radicaba en Veracruz. Ahí dejó su trabajo, amigos, su casa y hasta su perro por el miedo a ser asesinado.

Sus compañeros reporteros recodaron que uno de sus trabajos más relevantes fue su cobertura de la agresión perpetrada por un comando contra estudiantes de la Universidad Veracruzana, la madrugada del pasado 5 de junio, en Xalapa, cuando 10 hombres ingresaron a la vivienda en la que se encontraban y los atacaron.

También cubrió, en septiembre de 2013, el desalojo del plantón de la CNTE, lo que generó un enfrentamiento con policías estatales, hecho en el cual fue agredido y por el cual levantó una denuncia.

Alejandro Meléndez, fotoperiodista de El Financiero y amigo cercano de Rubén, recordó que la última comunicación que tuvo de él fue un mensaje de WhatsApp, a las 14:00 horas del viernes, en el que de platicó que, después de estar en una fiesta iba a ir a su casa a recoger ropa, porque tenía que hacer un viaje de trabajo a Puebla.

“Pero Pedro Valtierra –director de la agencia Cuartoscuro– recibió el último mensaje del que se tiene noticia a las 3 de la tarde del mismo viernes”, relató Meléndez.

Meléndez contó que ayer él y Valtierra sostuvieron una reunión con la secretaria de Gobierno y el procurador del DF, quienes les dijeron que la principal línea de investigación es la del robo, “aunque ellos no sabían de las amenazas de las que había sido objeto. Quedaron muy sorprendidos y prometieron que iban a investigar”.