Nacional

Peña Nieto encabeza conmemoración del 250 natalicio de Morelos 

El orador fue el titular de la Sedesol, José Antonio Meade, quien dijo que el objetivo de la política social es empoderar a todos y a cada uno de los mexicanos para que ejerzan a plenitud sus derechos y puedan asumir las riendas de su destino con autonomía y dignidad.
Felipe Rodea
30 septiembre 2015 13:29 Última actualización 30 septiembre 2015 13:40
Enrique Peña Nieto

La ceremonia se realizó en el Castillo de Chapultepec; en la imagen, el mandatario montó una guardia de honor. @PresidenciaMX)

El presidente Enrique Peña Nieto encabezó la conmemoración del 250 aniversario del natalicio del generalísimo José María Morelos y Pavón en el Castillo de Chapultepec.

En ese evento, el secretario de Desarrollo social (Sedesol), José Antonio Kuribreña Meade, afirmó que el objetivo de la política social es empoderar a todos y a cada uno de los mexicanos para que ejerzan a plenitud sus derechos y puedan asumir las riendas de su destino con autonomía y dignidad.

Tras recordar la gesta de Morelos y Pavón en su lucha por la Independencia de México, Meade Kuribreña, llamó a romper inercias en los enfoques asistencialistas

“Imperativo romper inercias, la de los esfuerzos aislados, la de los enfoques asistencialistas sin vínculo con la vida productiva prospera debe tener un puente entre ambas tareas , la inercia de dejar atrás regiones que por sus características requieren de enfoques innovadores para su inserción plena en el desarrollo, la creación de zonas económicas especiales responden a esa necesidad de innovar”, comentó.

El funcionario recordó que el presidente Enrique Peña Nieto ha trazado la ruta para generar condiciones para combatir con decisión la pobreza entendida no como un solo fenómeno, sino como como un conjunto de carencias que están relacionadas unas con otras

Y mientras Meade Kuribreña daba su discurso, a lo lejos se escuchó la alarma sísmica, pero nadie se inmutó; la conmemoración continúo  y apenas se observó a los funcionarios y al mandatario asomarse en sus celulares, sin ninguna otra reacción.