Nacional

Para pagar el muro, gravamen del 20% a productos de México

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, añadió que el impuesto fue una decisión directa del presidente Trump y formaría parte de toda una reforma fiscal. 
Redacción 
26 enero 2017 23:2 Última actualización 27 enero 2017 5:0
Sean Spicer

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca. 

CIUDAD DE MÉXICO.- Donald Trump, presidente de Estados Unidos, pretende fijar un impuesto del 20 por ciento a las importaciones mexicanas para financiar la construcción del muro fronterizo.

Así lo señaló ayer el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien detalló: “Si estableces un impuesto del 20 por ciento a 50 mil millones de dólares, podemos reunir unos 10 mil millones al año y pagar fácilmente el muro con ese simple mecanismo. Eso es lo que realmente proveerá del financiamiento y lo hará de una forma en la que el contribuyente estadounidense será completamente respetado”.

De acuerdo con el funcionario, los contribuyentes estadounidenses no sufrirán las consecuencias del gravamen porque se lograría elevar los salarios de los trabajadores de esa nación, ya que se pondría freno a la inmigración ilegal, se fortalecería la seguridad nacional, se alentaría el desarrollo económico y se reducirá el déficit.

Spicer añadió que el impuesto fue una decisión directa del presidente Trump y formaría parte de toda una reforma fiscal que estaría en proceso; sin embargo, más tarde, aclaró que el gravamen a los productos mexicanos sólo se trata de un ejemplo para cobrar el muro fronterizo.

“Ha habido cuestionamientos sobre cómo el presidente iba a pagar por el muro. Una idea era una reforma, pero a través de una reforma tributaria con miras a las importaciones procedentes de países con que tenemos déficit comercial”, dijo Spicer.

Aunque ese impuesto fuera una orden, no puede ser aplicado de forma inmediata, ya que violaría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en el que participan Estados Unidos, México y Canadá desde hace 23 años, y que en 2008 eliminó la mayoría de las tarifas arancelarias entre los tres países, con la excepción de algunos productos agrícolas canadienses.

Renegociar el TLCAN es uno de los objetivos de Donald Trump, por considerar que México ha sido el mayor beneficiario de dicho acuerdo, que en consecuencia ha perjudicado las fuentes de trabajo en Estados Unidos.

Spicer indicó que el presidente Donald Trump aún no toma una decisión final sobre la manera en la que Estados Unidos recuperaría los gastos del muro fronterizo que propuso.

Cuestionado sobre si el gobierno de Trump no teme perjudicar las relaciones exteriores, Spicer dijo que cualquier país, sea EU, México o Canadá, deben priorizar la protección de su población, porque la inmigración “debe tratarse también como un asunto de seguridad nacional y de seguridad económica”.

LISTOS PARA GASTAR

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijeron que están listos para actuar respecto a la solicitud de gastos que ayudarían a iniciar la construcción del muro. Los dos líderes señalaron que están dispuestos a gastar hasta 15 mil millones del Tesoro Federal para ese objetivo.

De hecho, la idea de gravar los productos mexicanos en realidad proviene de un plan de Paul Ryan y la bancada republicana. Sin embargo, no tiene un amplio apoyo bipartidista y no hay garantías de que la medida sea aprobada.