Nacional

PAN, abierto a modificar en el Senado reducción al impuesto de los refrescos 

El presidente del PAN dijo que al reducir el impuesto a refrescos se buscó incentivar a la industria para que haga bebidas con contenidos calóricos más bajos; agregó que si se demuestra que la medida no fue la correcta será revisada por los senadores. 
Susana Guzmán
21 octubre 2015 14:14 Última actualización 21 octubre 2015 14:58
Ricardo Anaya

(Edgar López)

CIUDAD DE MÉXICO. El Partido Acción Nacional está dispuesto a revisar la decisión de disminuir en un 50 por ciento el impuesto especial sobre producción y servicios que se aplica a los refrescos si no resulta adecuada para disminuir el consumo de este tipo de bebidas.

Ricardo Anaya, presidente del PAN, dijo que una vez que los diputados aprobaron dicho impuesto existe la posibilidad de que el Senado, como cámara revisora, analice lo que ya ha sido avalado por la Cámara de Diputados.

“El único objetivo que perseguimos en el Partido Acción Nacional es reducir el consumo de estas bebidas con alto contenido calórico que efectivamente están relacionadas con problemas de obesidad, de diabetes, que son sin duda un problema en México de salud pública. Si la solución técnica que se ha planteado en la Cámara de Diputados no resultara adecuada para este objetivo, por supuesto que estamos abiertos a que se revise”, señaló.

“Por eso tiene el Senado de la República la facultad de revisar, en este caso como cámara revisora, lo que ya ha sido aprobado por la Cámara de Diputados. Nuestro único objetivo es velar por la salud de los niños, de los jóvenes, de la población en general, porque se reduzca el consumo de estas bebidas con tan alto contenido calórico”.

Explicó que lo que los diputados votaron hace unos días, implica que al disminuir el impuesto de las bebidas que tienen azúcar y 20 kilocalorías por cada 100 mililitros, que representan el uno por ciento de las ventas, se incentiva a la industria a producir bebidas con menor contenido calórico.

“Para nosotros lo fundamental es el objetivo: que los mexicanos consuman bebidas con menor contendo calórico. Si esa solución votada por los diputados no es la técnicamente adecuada por supuesto que estamos dispuestos a que se modifique”, insistió.

“Yo celebro que haya un debate abierto, informado en la Cámara de Senadores y mi llamado es a que no perdamos el objetivo final que es reducir el consumo de bebidas con alto contenido calórico para prevenir problemas de diabetes y de obesidad”, agregó.