Nacional
entrevista
Enrique Graue, rector designado de la UNAM

Nuevo rector ofrece
no quitar el pase reglamentado

Uno de los planes de trabajo del nuevo rector Enrique Graue es modernizar el bachillerato de la Universidad Nacional Autónoma de México; asegura que tener policía no es una opción. 
Mariana León
08 noviembre 2015 22:58 Última actualización 09 noviembre 2015 5:0
El rector designado, Enrique Graue, ayer en el estadio Olímpico Universitario, donde  ganaron los Pumas al Querétaro.  (Cuartoscuro)

El rector designado, Enrique Graue, ayer en el estadio Olímpico Universitario, donde ganaron los Pumas al Querétaro. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Uno de los retos que deja el actual rector, José Narro Robles, es la inseguridad dentro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante el último Consejo Universitario, en septiembre de este año, se aseguró que aunque el número de denuncias ha disminuido, el robo con violencia y la posesión de droga son los delitos que “más lastiman a la comunidad”.

El rector designado, Enrique Graue, asegura que tener una policía “no es una opción para la Universidad”, pero se tiene que hablar con las autoridades locales para garantizar que “la delincuencia no entre”.
Durante una entrevista previa a la designación del pasado viernes, el director de la Facultad de Medicina dijo que “la Universidad no va a tener nunca una policía, pero hay que aceptar que andan mal los sistemas de seguridad externos… los municipales, los estatales. Hay que fomentar la denuncia temprana”

___El caso del Che Guevara, ¿cómo se puede resolver?
___No es deseable que la policía entre, pero esto no es un territorio aparte de la nación… si matan a alguien, que la policía entre. ¿Qué hacer con el Che Guevara? Volver a hablar con las personas y empezar por el mejor de los diálogos.

Otro de los puntos principales del plan de trabajo del próximo rector, es modernizar el bachillerato en la UNAM.

“A veces no es tan urgente cambiar los planes de estudio... pero sí modernizarlo. Tenemos muy aislados a los profesores del bachillerato, necesitamos integrarlos… por ejemplo que los investigadores vayan a los bachilleratos, es decir, ir creado una cultura de que este bachillerato es nuestra Universidad y que deben egresar los mejores muchachos. El pase reglamentado seguirá existiendo…”.

LA UNAM EN LAS VENAS 

Para Graue, pertenecer a la UNAM es una tradición. Según contó, toda su familia ha estudiado en la Universidad.

“Mis bisabuelos estudiaron en la Universidad antes de su refundación, mis abuelos en la universidad, mi padre y mi abuelo fueron profesores.
Yo empecé en la UNAM siendo un adolescente, en la Preparatoria 4, he sido profesor 35 años, fui cinco años jefe de la división de estudios de posgrado y quiero muchísimo a la Universidad… mis razones es mi historia”.

Después de designación, se le preguntó a Graue que pensaría su familia: “Yo lamento muchísimo no tener conmigo a mi padre y a mi madre en estos días, porque siento el orgullo que hubieran sentido de que yo llegara a la rectoría”.