Nacional

Aumento de gasolinas sería mayor sin estímulos fiscales otorgados: Meade

Hacienda está dando un estímulo fiscal al IEPS, y es por ello que el aumento en los precios de la gasolina no fue por más de 20%, dijo José Antonio Meade, durante su comparecencia ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.
Dainzú Patiño | Víctor Chávez
13 enero 2017 12:12 Última actualización 13 enero 2017 14:16
José Antonio Meade

El secretario de Hacienda dijo que el gobierno mexicano actuó con responsabilidad. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El aumento en los precios de las gasolinas y el diésel hubiese sido de hasta 25 por ciento, en vez de 20 por ciento, de no ser por el estímulo fiscal que está dando Hacienda al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

"De acuerdo al Global Petro Price, los combustibles subieron 25 por ciento, pero en México se está dando un estímulo fiscal que disminuyó esta alza", dijo el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, en su comparecencia en Cámara de Diputados.

A finales de diciembre, la Secretaría de Hacienda anunció estímulos de 1.12 pesos por litro de Magna, 0.05 a Premium y 1.15 pesos por litro a la diésel al IEPS. Con lo que esta tasa quedó en 3.18 pesos por la gasolina verde; 3.59 pesos por la roja y 3.58 por el diésel.

Sin el ajuste por el estímulo fiscal, el incremento a las gasolinas hubieran sido de alrededor de 22.4 por ciento para la Magna, 20.5 para la Premium y de 24.4 para el diésel.

Refirió que en Estados Unidos, mercado de referencia de México, el precio de la gasolina se incrementó 30 por ciento de enero a diciembre de 2016, lo que ocasionó el alza en el precio nuestro país. En agosto-diciembre tan sólo el precio subió dos pesos.


En tanto, José Antonio Meade, refutó al gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, y sostuvo que el precio de las gasolinas y el diésel no subió por la reforma energética ni por la hacendaria.

El funcionario remarcó que las tarifas se elevaron por la subida en los precios internacionales de la propia gasolina y por la subida del dólar en el tipo de cambio.

Reiteró que el gobierno mexicano actuó con responsabilidad, para garantizar y blindar la fortaleza de la economía nacional, construida por todos los mexicanos.

Dentro de las medidas tomadas, expuso que “estamos manteniendo programas de estímulos sectoriales para mitigar los efectos en el costo de los insumos básicos; destacan, en el caso del transporte formal, la acreditación de la cuota del IEPS y la deducibilidad del precio neto del diésel. En el caso del sector primario, se mantienen los estímulos al diésel agropecuario y pesquero”.