Nacional

Más de la mitad de los hogares vive con menos de 13 mil pesos al mes: CEFP

Según el documento “La Pobreza y el Gasto Social en México” del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, el ingreso promedio de los hogares en 19 de las 32 entidades se ubica por debajo de la media nacional, que es de 39 mil 914 pesos trimestrales.
Víctor Chávez
01 diciembre 2015 13:32 Última actualización 01 diciembre 2015 13:53
ingresos

(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados revela que el ingreso corriente promedio de los hogares en 19 de las 32 entidades federativas se ubica por debajo de la media nacional, que es de 39 mil 914 pesos trimestrales, es decir, 13 mil 300 pesos al mes.

Menciona también que 83.3 millones de mexicanos viven por debajo del promedio de ingreso nacional, siendo Chiapas la entidad con el menor nivel.

Entre los componentes que integran el ingreso corriente, el de trabajo remunerado es el más importante. Sin embargo, en los dos deciles más bajos este tipo de incorporación oscila entre el 34.6 y 48.7 por ciento; sin embargo, reciben una mayor proporción de ingresos vía transferencias que el resto de los deciles.

De 2008 a 2014, la distribución del ingreso en México ha mejorado aunque de manera insatisfactoria respecto de lo esperado, según el índice de Gini, precisó el CEFP en el documento “La Pobreza y el Gasto Social en México”.

Argumenta que la población con menores recursos monetarios destina un mayor porcentaje de su ingreso a la compra de alimentos (los primeros seis deciles destinan entre el 40 y 51 por ciento), y presentan la mayor cantidad de carencias y son los más vulnerables por ingresos.

Las entidades con mayor incidencia de pobres moderados y extremos se concentran principalmente en la región sur-sureste, siendo Chiapas, Guerrero, Puebla y Oaxaca los que tienen los menores niveles del Índice de Desarrollo Humano y los más altos de marginación.

El gasto en protección social se ha incrementado en detrimento de la proporción de recursos que la función de desarrollo social al gasto destina en salud y educación.

Menciona que, a pesar de que el gasto social se ha incrementado a lo largo de dos décadas, los resultados en el combate a la pobreza han sido limitados, pues el número de mexicanos considerados en situación de pobreza (extrema y moderada, según el CONEVAL) pasó del 45.5 por ciento del total de la población en 2012, al 46.2 por ciento en 2014.

De igual modo, el CEFP puntualizó que, considerando el Índice de Marginación, existe, en general, equidad en el manejo de los recursos destinados al Ramo 33; esto es, que se dirigen mayores fondos a las entidades con mayor pobreza.

Además, fórmulas como Oportunidades, Adultos Mayores, Programa Alimentario (PAL) y Empleo Temporal (PET) son progresivos, lo que implica que se encuentran focalizados a beneficiar a los deciles de menor ingreso.

Por el contrario, otros programas como Subsidio a Gasolina y Jubilaciones y Pensiones son regresivos, lo que significa que se encuentran focalizados a beneficiar a los deciles de mayor ingreso.

En el documento, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas señala que la política social en México se ha enfocado en realizar acciones que buscan mejorar el nivel de calidad de vida de las personas, sobretodo de los grupos en situación vulnerable, tales como la población indígena, adultos mayores y niños.