Nacional

Encuestas de El Financiero, las más precisas

Los resultados de los estudios preelectorales realizados por este periódico para estimar los ganadores a gobernador en el Edomex, Coahuila y Nayarit fueron los más precisos. Siendo los referentes a la primera entidad los de mayor exactitud de 16 sondeos.
Alejandro Moreno 
11 junio 2017 22:45 Última actualización 12 junio 2017 5:0
encuestas

encuestas

ESTADO DE MÉXICO.- Las encuestas preelectorales de El Financiero en el Estado de México, Coahuila y Nayarit fueron las de mayor precisión en estimar el voto para gobernador en 2017.

Ya con los conteos de votos concluidos, la encuesta final de El Financiero en el Estado de México tuvo 1.5 puntos de error promedio y 2 puntos de error en ventaja, superando en precisión a otras 16 encuestas finales dadas a conocer los días previos a la elección en varios medios de comunicación.

Para ver los resultados completos da click aquí

En Nayarit, la encuesta preelectoral final de El Financiero registró 1.8 puntos de error promedio y 5 puntos de error en ventaja, también superando en precisión a las otras 4 encuestas finales realizadas por otras organizaciones.

Para ver los resultados completos da click aquí.

En Coahuila, la encuesta final de El Financiero registró 2.7 puntos de error promedio y 3 puntos de error en ventaja, situándola como la más certera en ese estado, de 11 encuestas finales publicadas al final de las campañas. La encuesta de BGC, publicada en Excélsior, tuvo un error promedio ligeramente menor, pero no fue certera en tanto que proyectaba como triunfador al candidato del PAN.

El error promedio se refiere a la desviación de la estimación de la encuesta respecto del porcentaje oficial de votos válidos por cada candidato, dividido entre el número de aspirantes. Para calcular este error agrupamos en una categoría “otros” a los candidatos menores, teniendo un total de 5 “candidatos” en cada estado.

Para ver los resultados completos da click aquí

Para hacer comparables los porcentajes de las encuestas, tanto entre sí como con el resultado oficial, se recalcularon en voto efectivo, independientemente de la forma en que fueron publicadas. Además, se redondearon los porcentajes, dado que el uso de decimales en las publicaciones es innecesario, debido a los márgenes de error que conllevan las encuestas.

El error ventaja se refiere a la diferencia en puntos entre la ventaja que hubo entre el primero y segundo lugar en la estimación de las encuestas en relación a la ventaja obtenida en la elección.

En el Estado de México, el desempeño de la encuesta con metodología mixta de El Financiero, mayoritariamente en vivienda con un componente telefónico, arrojó estimaciones de alta precisión.

Por el contrario, las encuestas puramente telefónicas tuvieron errores de estimación considerables, contrastando con hace seis años en el mismo estado, cuando la empresa GCE obtuvo una gran precisión con encuestas puramente telefónicas. Este año esa empresa no publicó datos, y las que sí publicaron con metodología telefónica, fallaron.

Las encuestas mixtas, que combinaron entrevistas en vivienda y en puntos de afluencia, también tuvieron fallas considerables, confirmando por qué la profesión de encuestas dejó de hacer entrevistas en puntos de afluencia hace muchos años.

En su conjunto, las 17 encuestas finales publicadas en el Estado de México tuvieron un error promedio de 3.1 puntos, quedando dentro de los rangos de precisión que las encuestas han registrado en el estado en las últimas tres elecciones: en 1999 el promedio de encuestas arrojó 3.7 puntos de error agregado, con 4 encuestas finales; en 2005 se registró un error agregado de 1.9 puntos, con 5 encuestas finales, y en 2011, un error agregado de 1.8 puntos, con 5 encuestas finales.

El notable aumento de encuestas finales este año (17) no mermó la precisión de todas en su conjunto, aunque sí hubo una gran varianza de sus resultados. Puede decirse que, históricamente, el Estado de México ha sido benigno con la estimación de encuestas preelectorales. Y este año no fue la excepción, a pesar de haber sido la más competida y, probablemente, más compleja de las cuatro elecciones mencionadas.