Nacional

Jueces sin rotros envía
mensaje de que Estado mexicano está en jaque: México Evalúa

Tras el homicidio del juez Vicente Bermúdez, la directora de la organización aseguró que el implementar la figura de jueces sin rostro no es una opción viable.
Anabel Clemente
20 octubre 2016 13:43 Última actualización 20 octubre 2016 13:43
La iniciativa propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto contempla que agentes extranjeros puedan portar armas en territorio nacional. (Bloomberg)

La iniciativa propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto contempla que agentes extranjeros puedan portar armas en territorio nacional. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Implementar la figura de jueces sin rostro, como se ha planteado tras el asesinato del juez Vicente Bermúdez Zacarías, en Metepec, sería mandar un mensaje de que la potencia criminal está poniendo en jaque al Estado mexicano, aseguró la directora general de México Evalúa, Edna Jaime.

Al terminar la presentación del estudio ¿Cómo se juzga en el Estado de México?, Edna Jaime aseguró que la violencia criminal esté llegando tan lejos, pues primero se tenían casos de alcaldes asesinados.

“Y se entendía la lógica porque es control territorial, entonces iban a atacar alcaldes, iban a amedrentarlos para poder afianzar el control territorial. El asesinato de un juez implica que quieren intimidar”, señaló

.La propuesta de jueces sin rostro para proteger a los magistrados le parece un planteamiento incorrecto, “estaríamos hablando de que la potencia criminal está poniendo en jaque al Estado mexicano, por eso importante que tengamos casos contundentes en el corto plazo para que la autoridad, el estado mexicano se fortalezca”, advirtió.

Sobre las líneas de investigación que se siguen en el caso, determinó que la corrupción no es una razón difícil de creer en este asesinato, pues “no es imposible que este juez haya encontrado redes de corrupción, esto lo que quiere decir es que erradicar la corrupción va a ser muy difícil”, ya que se trata de una serie de redes que será complicado atacar.