Nacional

INM recibe a nuevo grupo de 256 cubanos varados en Costa Rica y Panamá

Los 256 cubanos, divididos en dos grupos, llegaron a Nuevo Laredo y Ciudad Juárez y estarán en el país durante 20 días, según el documento que les entregó el INM. 
Susana Guzmán
02 marzo 2016 14:14 Última actualización 02 marzo 2016 14:15
La embajada de Ecuador en Cuba agilizará el trámite para los cubanos que ya tengan un boleto para viajar al país sudamericano. (AP)

La embajada de Ecuador en Cuba agilizará el trámite para los cubanos que ya tengan un boleto para viajar al país sudamericano. (AP)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Nacional de Migración (INM) recibió este miércoles a 256 extranjeros de nacionalidad cubana, en Nuevo Laredo y Ciudad Juárez, trasladados vía aérea, desde Costa Rica y Panamá, respectivamente y quienes recibieron el documento de visitantes por razones humanitarias que les permitirá permanecer en el país hasta por 20 días.

En un comunicado conjunto, la Secretaría de Gobernación y el INM explicaron que lo anterior se enmarca en el acuerdo suscrito con los gobiernos de Costa Rica, El Salvador y Guatemala, ayuda humanitariamente a los cubanos que estuvieron varados desde el pasado 15 de noviembre en Costa Rica y Panamá.

El comunicado detalla que el primer vuelo llegó al Aeropuerto Internacional de Nuevo Laredo, Tamaulipas, con 111 migrantes cubanos, entre ellos 71 hombres y 40 mujeres, procedentes de Costa Rica.

A Ciudad Juárez, Chihuahua, llegaron desde Panamá, 93 hombres, 48 mujeres y cuatro menores de edad; estos 145 extranjeros de origen cubano.

Las autoridades migratorias recordaron que la Ley de Migración faculta al INM otorgar de manera gratuita a los extranjeros que llegan a nuestro país, un documento provisional de visitante por razones humanitarias, disposición establecidas en el artículo 42, y dar cumplimiento al artículo 52, fracción V, último párrafo, cuando exista una causa humanitaria necesaria para su internación al país.

Destaca que una vez más, el INM refrenda su compromiso de salvaguardar la integridad y los derechos humanos de los extranjeros que transitan por territorio nacional, independientemente de su situación migratoria o nacionalidad.