Nacional

Inauguran cafetería inclusiva en Guadalajara

Coffee Cordica da empleo a 10 jóvenes con Síndrome de Down, no sólo para que "se sienten motivados por tener un trabajo, porqué les dieron propina, y eso ayuda a su proceso cognitivo", dijo la directora del centro Cordica 21, Laurareli Ruíz Borrayo.
Juan Carlos Huerta | Corresponsal
30 noviembre 2017 13:26 Última actualización 30 noviembre 2017 13:26
Cafetería inclusiva

Cafetería inclusiva. (Especial)

GUADALAJARA.- Este jueves fue inaugurado en Guadalajara el primer café inclusivo, que es atendido por jóvenes con Síndrome de Down.

Se trata de Coffee Cordica, que da empleo a 10 personas con estas características, los cuales cuentan con el permiso de sus padres para trabajar, dijo a El Financiero, la directora del centro Cordica 21, Laurareli Ruíz Borrayo.

"Nuestra apuesta es a darle opciones de vida y de dignidad a las personas con esta discapacidad, y este proyecto nace del derecho que tienen disfrutar la vida, y a acceder a oportunidades de empleo", comentó.

Los jóvenes reciben y atienden a los clientes, "entregan bebidas a los comensales, eventualmente van a preparar café, otros alumnos elaboran productos que se expenden en el establecimiento, desde el taller de repostería... ellos hacen el pay, flan y pasteles".

Cordica nació como una liga de fútbol, cuyos jugadores padecen de este síndrome, y ya sostienen encuentros internacionales; luego la organización creo su escuela, en la que se instruye académicamente, con personal especializado a los jóvenes.

Ahora se da el siguiente paso, y que los alumnos tengan un empleo, "los muchachos se sienten motivados por tener un trabajo, porqué les dieron propina, y eso ayuda a su proceso cognitivo, lo ideal sería que se abriera más espacios en los que se les de una oportunidad laboral".

El proyecto se concibió originalmente como una terapia ocupacional en la que los jóvenes departieran con personas convencionales.

"Más allá de insertarlos en un proyecto laboral, los resultados se ven en su casa, porque esto los hace sentirse útiles, no es sólo un taller de educación especial; los que están más tiempo con ellos son sus padres, quienes ven a sus hijos como unas personas independientes".

Ruíz Borrayodijo que el siguiente paso será mudar el café a un sitio más grande, y es que en su sede actual, ubicada en la calle Florencia 2384 de la colonia Providencia, cuenta con sólo ocho mesas y se ofrece más la venta de producto para llevar, "tal vez se podría franquiciar, y que haya más cafés incluyentes en el país".