Nacional

'Guerreros Unidos' opera por células, al estilo de la guerrilla

Sus integrantes no se conocen entre ellos y algunos se ubicaban sólo por apodos; por esa estructura, los detenidos por el caso Iguala tenían información parcial.
David Saúl Vela
21 octubre 2015 23:17 Última actualización 22 octubre 2015 5:0
  [El diario indica que varios sicarios pudieron entrar en ese país tras el pretexto de ser perseguidos. / Cuartoscuro] 

La PGR ahora conoce la integración del cártel 'Guerreros Unidos'. (Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.- Las declaraciones de los integrantes de Guerreros Unidos permitieron a la PGR conocer su estructura jerárquica, la cual está conformada por células compartimentadas, propias de las guerrillas.

La organización tenía delimitadas sus actividades en cuatro rubros: sicarios, halcones o estacas, narcomenudistas y responsables de la comunicación. Sus integrantes no se conocían entre sí y quienes se conocían sólo era por apodo. Son como estas células que utilizan las guerrillas.“Con esto garantizaban la supervivencia de la organización, porque cuando un eslabón de la cadena se rompía, la estructura no se veía comprometida en la información o en la identidad de sus integrantes”, dijo Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal.

Además de la estructura, se pudo determinar, a partir de las declaraciones de los integrantes, el modo en que operaban y la forma de subsistencia económica, basada en la venta de droga, cobro de derecho de piso, secuestro y extorsión, en Guerrero, Morelos y Estado de México. Además del líder, Sidronio Casarrubias Salgado (detenido), se identificó a algunos jefes de plaza, como Raúl Núñez Salgado, El Camperra o Gildardo López Astudillo, El Cabo Gil (capturados).

Respecto a la estructura, Tomás Zerón detalló que ésta maquinaria propició, en el caso Iguala, que cada uno de los grupos que participó tuvieran sólo información parcial de los hechos, cada uno en su etapa de intervención. “Los primeros participantes no conocieron nunca el destino final de las víctimas; los que los trasladaron entregaron y ultimaron, obedecieron órdenes de sus superiores, lo que nos lleva a establecer que hubo autores materiales, pero también autores intelectuales”, dijo.

Cada uno de los cuatro grupos en que estaba dividió el cártel tenía un comandante y un jefe. Por ejemplo, el Choky, uno de los principales operadores de la muerte de los normalistas era el comandante de los sicarios y Felipe Salgado Valladares, El Terco o El Cepillo, además de ser policía municipal de Iguala, era jefe de sicarios.

De hecho, un integrante del grupo podía participar en una o en varias actividades por las cuales tenían salarios establecidos, mismos que variaban de acuerdo con el tipo de actividad. Un principiante recibía mil 500 pesos para que hiciera mandados menores y se familiarizara con las actividades.

A un halcón, cuya labor era la de instalase en un punto y reportar cada 20 minutos la presencia de policías municipales, estatales o federales, marinos, militares e incluso de vehículos sospechosos, se le pagan 4 mil pesos mensuales.

El cártel se encargaba de darle al halcón un teléfono celular y abonarle 200 pesos de crédito a la semana. Al “jefe de comunicación” lo integraban a una red por la que mantenía contacto permanente vía mensaje de texto o WhatsApp.

Un jefe de halcones, quien concentraba la información que le daban los halcones a su cargo y reportaba lo más importante a sus superiores, se le pagaban 7 mil pesos y al comandante de halcones 15 mil. En la estructura de halcones estaban los policías municipales de Iguala y de Cocula. A unos se les pagaban 2 mil o 3 mil pesos sólo por reportar la presencia del Ejército, Marina o Policía Federal.

A otros les pagaban 6 mil pesos al mes, por instalar retenes y levantar a sospechosos de pertenecer a grupos contrarios. La “nómina” que Guerreros Unidos pagaba a la policía de Iguala era de 600 mil pesos al mes, la mayor parte de ese dinero se quedaba en manos de los mandos, entre ellos el prófugo Felipe Flores Velázquez, director de Seguridad Publica de Iguala y el ya detenido Francisco Salgado Valladares, Subdirector Operativo. Para mantener esta estructura financiera, Guerreros Unidos recurría a la venta de droga, extorsión, cobro de derecho de piso a comerciantes y empresarios y al secuestro.

Todas las notas NACIONAL
Ellos son los cuatro aspirantes registrados para la FEPADE
Intentan linchar a presunto delincuente en Cuernavaca
2 mujeres se disputan la CDMX
Tres fuerzas políticas, en la batalla de 2018
Urgen "rebeldes" del PAN aprobar ya Ley de Seguridad Interior
Las fechas clave del PRI para elegir a su candidato presidencial
Prevén temperaturas de 0 grados en CDMX
Todo listo para detención de Duarte afirma Javier Corral
PRI publica convocatoria para elegir a su candidato presidencial
No está en planes romper el Frente Ciudadano, asegura el PRD
Diputados aprueban que robo a autotransporte sea delito federal
Propuesta de renta universal del FCM es inviable y populista: Gil Zuarth
Las 'goteras VIP' son vinculadas a proceso
Detectan empresas fantasma y contratos exprés para desviar recursos en Nayarit
Exigen diputados a Uber protección de datos de sus usuarios
Tamaulipas sustituye a mandos policíacos por reprobar exámenes de confianza
Países europeos condenan el asesinato de ombudsman de Baja California Sur
Víctor Garcés presenta iniciativa de ley para protección a deportistas
Inhabilitan por un año a Bárbara Botello, exalcaldesa de León
AMLO se lanza contra el INAI por caso Odebrecht
Titular de SRE viaja a Brasil para fortalecer relación bilateral
Cobarde ataque de ombudsman de BCS no quedará impune: Peña
En Edomex, entregan apoyos del Fonden para reconstrucción de daños a inmuebles
Nueva Alianza retira intención de formar parte del FCM
Andan bien despistados, el candidato no se elegirá por elogios: Peña Nieto