Nacional

'Guerreros Unidos' opera por células, al estilo de la guerrilla

Sus integrantes no se conocen entre ellos y algunos se ubicaban sólo por apodos; por esa estructura, los detenidos por el caso Iguala tenían información parcial.
David Saúl Vela
21 octubre 2015 23:17 Última actualización 22 octubre 2015 5:0
  [El diario indica que varios sicarios pudieron entrar en ese país tras el pretexto de ser perseguidos. / Cuartoscuro] 

La PGR ahora conoce la integración del cártel 'Guerreros Unidos'. (Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.- Las declaraciones de los integrantes de Guerreros Unidos permitieron a la PGR conocer su estructura jerárquica, la cual está conformada por células compartimentadas, propias de las guerrillas.

La organización tenía delimitadas sus actividades en cuatro rubros: sicarios, halcones o estacas, narcomenudistas y responsables de la comunicación. Sus integrantes no se conocían entre sí y quienes se conocían sólo era por apodo. Son como estas células que utilizan las guerrillas.“Con esto garantizaban la supervivencia de la organización, porque cuando un eslabón de la cadena se rompía, la estructura no se veía comprometida en la información o en la identidad de sus integrantes”, dijo Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal.

Además de la estructura, se pudo determinar, a partir de las declaraciones de los integrantes, el modo en que operaban y la forma de subsistencia económica, basada en la venta de droga, cobro de derecho de piso, secuestro y extorsión, en Guerrero, Morelos y Estado de México. Además del líder, Sidronio Casarrubias Salgado (detenido), se identificó a algunos jefes de plaza, como Raúl Núñez Salgado, El Camperra o Gildardo López Astudillo, El Cabo Gil (capturados).

Respecto a la estructura, Tomás Zerón detalló que ésta maquinaria propició, en el caso Iguala, que cada uno de los grupos que participó tuvieran sólo información parcial de los hechos, cada uno en su etapa de intervención. “Los primeros participantes no conocieron nunca el destino final de las víctimas; los que los trasladaron entregaron y ultimaron, obedecieron órdenes de sus superiores, lo que nos lleva a establecer que hubo autores materiales, pero también autores intelectuales”, dijo.

Cada uno de los cuatro grupos en que estaba dividió el cártel tenía un comandante y un jefe. Por ejemplo, el Choky, uno de los principales operadores de la muerte de los normalistas era el comandante de los sicarios y Felipe Salgado Valladares, El Terco o El Cepillo, además de ser policía municipal de Iguala, era jefe de sicarios.

De hecho, un integrante del grupo podía participar en una o en varias actividades por las cuales tenían salarios establecidos, mismos que variaban de acuerdo con el tipo de actividad. Un principiante recibía mil 500 pesos para que hiciera mandados menores y se familiarizara con las actividades.

A un halcón, cuya labor era la de instalase en un punto y reportar cada 20 minutos la presencia de policías municipales, estatales o federales, marinos, militares e incluso de vehículos sospechosos, se le pagan 4 mil pesos mensuales.

El cártel se encargaba de darle al halcón un teléfono celular y abonarle 200 pesos de crédito a la semana. Al “jefe de comunicación” lo integraban a una red por la que mantenía contacto permanente vía mensaje de texto o WhatsApp.

Un jefe de halcones, quien concentraba la información que le daban los halcones a su cargo y reportaba lo más importante a sus superiores, se le pagaban 7 mil pesos y al comandante de halcones 15 mil. En la estructura de halcones estaban los policías municipales de Iguala y de Cocula. A unos se les pagaban 2 mil o 3 mil pesos sólo por reportar la presencia del Ejército, Marina o Policía Federal.

A otros les pagaban 6 mil pesos al mes, por instalar retenes y levantar a sospechosos de pertenecer a grupos contrarios. La “nómina” que Guerreros Unidos pagaba a la policía de Iguala era de 600 mil pesos al mes, la mayor parte de ese dinero se quedaba en manos de los mandos, entre ellos el prófugo Felipe Flores Velázquez, director de Seguridad Publica de Iguala y el ya detenido Francisco Salgado Valladares, Subdirector Operativo. Para mantener esta estructura financiera, Guerreros Unidos recurría a la venta de droga, extorsión, cobro de derecho de piso a comerciantes y empresarios y al secuestro.

Todas las notas NACIONAL
Sedesol denuncia anomalías en pensiones para adultos mayores
Ejército no debe salir de las calles hasta que gobernadores garanticen seguridad: CCE
Peña llama a fortalecer policías para regresar al Ejército a cuarteles
Cada vez más empresas le entran a la inclusión laboral
Rosario Robles firma convenio de cooperación con Holanda
Hallan calcinados a tres policías ministeriales en Guerrero
Hallan cuatro cuerpos en fosa clandestina en Tejupilco, Edomex
Enfrentamiento en Zamora, Michoacán deja un muerto y 4 lesionados
Derecho de Réplica del expresidente de México Felipe Calderón
Despiden a 615 maestros de la CNTE; apenas 1% de los que deberían cesar
La otra cara de los migrantes: regresan y tienen trabajo sustentable
Retraso legislativo: 66% en Diputados y 100% en el Senado
La ALDF corregirá la Ley de Vivienda
Constituyente quita párrafo sobre cobro de la plusvalía
Desnaturalizan nuestra función, advierte Sedena
Ruiz Massieu gana el #Retoguacamole
Basílica de Guadalupe espera 7 millones de peregrinos
Ordena INE a Ricardo Anaya abstenerse de contratar cápsulas en medios de comunicación
Propone titular de la PGR Ley General de Delincuencia Organizada
Ruiz Massieu, la canciller que le pone sazón al guacamole
AMLO respalda declaraciones de Cienfuegos
Advierten habitantes de Milpa Alta que se armaran para combatir a la delincuencia
Nuevo sistema de justicia, 'puerta giratoria' para delincuentes: Cienfuegos
Juez otorga suspensión a Cuauhtémoc Blanco contra revocación
Senadores piden a congresos armonizar leyes para concretar SNA