Nacional

En el Rébsamen seguro de vida era por... $20 mil

La póliza, cuya copia posee EF, revela que el seguro fue contratado con Inbursa, apenas siete días antes del terremoto que provocó el colapso el colegio y la muerte 19 niños y siete adultos.
David Saúl Vela 
08 octubre 2017 23:2 Última actualización 09 octubre 2017 5:0
Colegio Enrique Rébsamen. (Cuartoscuro)

Colegio Enrique Rébsamen. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Mónica García Villegas, dueña del Colegio Enrique Rébsamen, contrató un seguro médico y de vida para los alumnos, el cual sólo amparaba indemnización de hasta 10 mil pesos por enfermedad y hasta 20 mil pesos por muerte.

Padres de los alumnos señalaron que ésta podría ser una más de las irregularidades de Miss Mónica, quien sigue sin dar la cara.

“En eso valuaba esta señora la vida de nuestros hijos, en 20 mil pesos; es una burla más de las muchas que han salido a la luzo”, expresó el padre de uno de los alumnos fallecidos, quien pidió anonimato.

La póliza, cuya copia posee El Financiero, revela que el seguro fue contratado con Inbursa, el 12 de septiembre pasado, apenas siete días antes del terremoto que provocó el colapso el colegio y la muerte 19 niños y siete adultos.

Se trata de la Póliza 1930130124954 que fue contratada por la escuela Rébsamen, que hizo un pago anual de 8 mil 616 pesos con 50 centavos por el “seguro colectivo de accidentes escolares”, cuya vigencia es de un año y vence el 12 de septiembre de 2018 y con el cual se aseguró a 326 alumnos.

Para hacer el reclamo del seguro por muerte accidental se necesita el envío del acta de defunción, acta de nacimiento del menor, y copia de un estado de cuenta a nombre los padres.

En el ámbito laboral, la dueña del Rébsamen también incurrió en anomalías. Reyna Dávila Martínez trabajó como conserje en el colegio los últimos siete años de su vida. Sin embargo, sus familiares enfrentan una problemática grave.

“Ella no tenía seguro ni de vida ni médico. No tenemos ningún papel que la acredite como empleada, ni recibo de pago, nada, a ella le pagaban en efectivo”, dijo Gregorio, esposo de Reyna, a El Financiero.

Don Gregorio asegura que al menos había tres mujeres más en la misma situación laboral.