Nacional
la silla roja

Empresarios también son parte de la corrupción: María Amparo Casar

La cofundadora y presidenta ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, María Amparo Casar, señaló, durante entrevista en La Silla Roja, que la corrupción no sólo es un tema exclusivo de políticos sino que también alcanza al sector empresarial.
María Amparo Casar

María Amparo Casar


A pesar de la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción, la forma en la que el país podría salir adelante sería a través de un trabajo en conjunto de instituciones y empresarios, consideró María Amparo Casar, cofundadora y presidenta ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Casar dijo en entrevista en La Silla Roja que la corrupción no es exclusiva del sector público, ya que también a nivel empresarial esta se da a distintos niveles.

No es cierto que el fenómeno de la corrupción esté centrado en el sector público”, aseguró, “tenemos evidencia que las grandes empresas en México cometen de manera cotidiana abusos en términos de información privilegiada de componendas, de intercambios, de apoyo por contratos”.

A pesar de que personajes como Javier Duarte terminen en la cárcel, la corrupción sigue intacta porque no se trabaja de forma integral en todos los sectores que la conforman.

“La definición de corrupción no es el uso del cargo público para beneficio privado, es el uso de cualquier posición de poder para un beneficio distinto.

No hay país que haya salido de la corrupción sin que hayan cooperado los empresarios y se hayan comprometido”, comentó María Amparo.

La especialista agregó que entre la sociedad se tiene una fatiga reformista y que el país requiere de una política pública en el combate a la corrupción.

Mi gran esperanza es que los consejeros del comité ciudadano puedan empujar a las autoridades a hacer su trabajo”, dijo, “esto de las plataformas que se van a conectar entre transparencia la Secretaría de Función Pública, la Fiscalía Anticorrupción, eso nos va a ayudar a ver de qué tamaño es el fenómeno en donde se concentra, si se castiga o no”.


María Amparo Casar señaló que resulta simbólica la indolencia de los senadores al no nombrar al fiscal anticorrupción luego de tres años de plazo para hacer el nombramiento.

La persona, el hombre o la mujer, que entre como fiscal anticorrupción va a tener menos ya de 18 meses, pudo haber tenido cuatro años, no tiene los instrumentos y está subordinado en primer lugar al procurador”, lamentó.

En ese sentido, Casar opinó que podría tomar prácticamente una generación para poder observar un cambio de fondo en el combate a la corrupción.

“En estos 17 meses ese fiscal tendría que intentar abatir el rezago en procesar los delitos que ya están denunciados y segundo en delinear y diseñar una buena fiscalía anticorrupción”, agregó.