Nacional

Empresaria de Cuernavaca se niega a pagar "derecho piso” y la ejecutan

Vecinos aseguraron que Elvira Santillana había recibido amenazas de muerte si no accedía a pagar una elevada cantidad de dinero por “derecho de piso”, y que incluso tenía protección de la Fiscalía General del Estado.
Corresponsal Jesús Castillo
11 julio 2016 21:25 Última actualización 11 julio 2016 21:25

CUERNAVACA.- La chef internacional Elvira Santillana, de 35 años de edad y propietaria de una escuela de Gastronomía, fue asesinada esta mañana por dos sujetos que la atacaron a balazos cuando circulaba en su camioneta frente a Plaza Galerías. Otro chef que la acompañaba resultó herido.

Su escuela, el “Liceo Escoffier”, se encuentra ubicada en la avenida Río Mayo, una de las más lujosas de Cuernavaca donde en los últimos meses han cerrado por lo menos seis negocios tras ser víctimas de secuestros y extorsiones.

Vecinos aseguraron que Elvira Santillana había recibido amenazas de muerte si no accedía a pagar una elevada cantidad de dinero por “derecho de piso”, y que incluso tenía protección de la Fiscalía General del Estado.

Sin embargo, la dependencia negó a través de su vocero que hubiera una denuncia previa por extorsión, y que la empresaria contara con escoltas de la Policía de Investigación Criminal.

Un testigo dijo haber escuchado los balazos y al acercarse al paso a desnivel, debajo de la autopista México-Cuernavaca, vio una camioneta blanca de la Policía de Investigación Criminal (PIC) y los agentes tratando de auxiliar a los ocupantes de una camioneta Touareg gris.

Esto fue lo que propició la versión en redes sociales de que la pareja iba escoltada por policías que no impidieron el ataque, pero la institución rechazó dicha hipótesis.

Ya por la noche, la Fiscalía emitió un comunicado en el que señala, por principio de cuentas, que se descarta el intento de asalto como posible móvil, ya que en el interior del vehículo se encontró dinero en efectivo y cheques “en cantidades considerables”.

“or estar vinculada una mujer a estos sucesos, se aplicó el protocolo por perspectiva de género.