Nacional

El Zócalo, como siempre...

Mientras el presidente emitía un mensaje en Palacio Nacional, el Zócalo permaneció apacible, con algunas protestas y hasta la estación del Metro funcionó de manera normal; sólo llegó Gerardo Fernández Noroña y los curiosos que se preguntaba qué pasaba ahí.
Héctor Gutierrez
02 septiembre 2015 15:11 Última actualización 02 septiembre 2015 15:12
Palacio Nacional

Sólo hubo unas cuantas manifestaciones en el Zócalo capitalino mientras el presidente se dirigía a la nación.  (David Saúl Vela)

CIUDAD DE MÉXICO. Nadie reclamó, el metro funcionó y sólo fueron cerradas las salidas directas al Palacio Nacional, pero el servicio se prestó con normalidad.

También, a diferencia del año pasado, esta vez la plancha del Zócalo permaneció enrejada y no se permitió estacionarse a nadie.

Afuera de palacio permanecieron diputados, senadores y un buen número de jefes de prensa de las distintas dependencias hasta las 10:30 que se abrió la puerta.

No faltó Noroña. Cerca de las 11:30, acompañado por su megáfono para hacerse oír, empezó a gritar consignas, las mismas de siempre. Iba con un grupo de seguidores, los mismos de siempre y, como esta vez nadie les hizo caso, una hora después se fueron. Hasta el próximo año, tal vez.

La seguridad fue más o menos discreta y casi no ocasionó molestias a los transeúntes, que más bien caminaban extrañados y preguntándose qur iba a haber en Palacio.

Por lo demás, los comercios abrieron normalmente y la gente realizó sus compras sin ningún contratiempo, es decir, un día como cualquier otro.