Nacional

'El PT no va a descarrilar su alianza con Morena': Anaya

En entrevista con El Financiero, el líder nacional del PT, partido que estuvo a punto de perder el registro a nivel nacional en 2015, habla de su actualidad y de lo que espera de su alianza con AMLO para 2018.
Víctor Hugo Michel
18 septiembre 2017 0:33 Última actualización 18 septiembre 2017 5:0
Alberto Anaya, dirigente del PT, en entrevista con El Financiero. (Nicolás Tavira)

Alberto Anaya, dirigente del PT, en entrevista con El Financiero. (Nicolás Tavira)

“Arranca en abril”: Alberto Anaya ya cuenta los días para la campaña presidencial, la tercera consecutiva en la que el PT irá con Andrés Manuel López Obrador como candidato. “Es el mejor prospecto para ganar”, presume, sabedor de que el Partido del Trabajo tiene el registro en la bolsa y vida garantizada al menos hasta las intermedias del 2021.
Nada mal para un partido que hace dos años se debatía entre la vida y la muerte y que salvó el pellejo sólo gracias a un error técnico en un oscuro distrito electoral en Aguascalientes. “Bueno, nunca perdimos el registro… encontramos 2 mil 567 votos que estaban perdidos, ahí flotando”, aduce el líder del PT.

En el discurso, Anaya no traiciona su visión de izquierda. Es 2017, pero bien podría ser 1973: defiende a la impresentable Corea del Norte. Elogia el manejo económico que dieron al país Luis Echeverría y José López Portillo. Pronostica la muerte de la reforma energética. Considera como sana la idea de revivir la sustitución de importaciones. Y ubica a Estados Unidos como una agresiva potencia imperialista.

Pero eso sí, asegura: “creo en la iniciativa privada”.

Anaya habla en entrevista con El Financiero en una sala de juntas que parece sacada de un museo, al pie de un retrato grisáceo de Lenin, con otro de Engels a unos pasos y bajo la mirada severa de una vieja fotografía de Ho Chi Minh. Es un salón repleto de murales revolucionarios con obreros, campesinos, estrellas rojas, hoces y martillos y el rostro de un Emiliano Zapata gigante dominando todo desde el centro.

Como en respuesta al entorno, reafirma: “somos un partido de izquierda moderna”.

Pese a eso, pese a la presunción de modernidad, insiste en serle fiel a Corea del Norte, cuando se le pregunta sobre si el PT puede seguir manteniendo lazos con un país como el que rige Kim Jong Un.

-¿Pues cuál es su obsesión con Corea del Norte?, -pregunta, antes de añadir-: Ellos no nos robaron la mitad del territorio. No nos quitaron Texas. No nos quitaron La Mesilla. Nunca han lanzado ni una piedra contra México, a diferencia de otros a los que se rinde pleitesía.

-El Partido del Trabajo ya volvió a echar la suerte con Andrés Manuel López Obrador.

-Es el mejor prospecto para ganar el 2018. Es el que México necesita para dar un golpe de timón a las políticas erráticas, un conjunto de políticas públicas que tienen al país sumido en una situación de pobreza extrema, que han convertido a México, gracias al modelo neoliberal, en una gran fábrica de pobres.

-¿Qué es lo que aporta el PT en esta ocasión? ¿Cuántos votos le van a dar?

-Esos se los va a dar el electorado mexicano, se los va a dar la ciudadanía. Hay un gran hartazgo. La sociedad mexicana está desesperada y creo que está buscando una alternativa. Creo que el regreso al modelo de la Revolución Mexicana es hoy una vía. No tenemos que andar buscando modelos ajenos. Tenemos un modelo construido de 1935 al 1982 que ha dado enormes resultados.

1
 

 

Alberto Anaya, dirigente del PT, en entrevista con El Financiero. (Nicolás Tavira)


-Déjeme abrir un paréntesis. ¿No es el mismo modelo que al final nos dio a Echeverría y a López Portillo con desastrosos resultados económicos?

-Yo te quiero decir que vayas al balance de los resultados económicos. Las cifras del Banco de México son frías y está más allá de ideologías. En la etapa en la que el modelo de la Revolución Mexicana estuvo vigente es cuando mejores niveles de vida ha tenido el pueblo mexicano. El camino de la economía mixta nos dio resultados.

-Usted ha planteado que las reformas estructurales, como la energética, fallaron…

-Ahí está la estadística.

-Bien. ¿Qué va a pasar con las inversiones que ya llegaron? ¿Plantearía que el próximo gobierno, si es de izquierda, debe revertir la reforma energética? ¿Re-estatizar el sector?

-La reforma energética en varios años no va a tener posibilidades de desarrollo toda vez que el precio del petróleo cayó de forma brutal y eso no ha generado incentivos, ni atraído la inversión extranjera. Creemos que Pemex debe tener un papel más protagónico e instalarse más refinerías en este país. Desde 1979 no se construye una. México debería ser autosuficiente en alimentos hidrocarburos (sic).

-Reitero. ¿Qué pasa con las inversiones que ya llegaron? ¿Que se vayan, que se queden? ¿Qué sucede con ellas?

-Es un problema de mercado, el mercado se va a encargar de regularlas. No van a ver rentables las inversiones y por lo tanto no se han venido ríos al tema del petróleo.

-Desde la izquierda, entonces usted me está diciendo que es el mercado el que tiene que regular al sector energético. ¿Pues no que es el Estado el que debe regular la economía?

-Creemos que la Constitución del país establece que debe haber una rectoría del Estado, pero nuestro partido no es un partido estatista. Es un partido que apunta a que la sociedad sea protagonista, estamos a favor de la libre empresa.

-En una era posideológica, ¿en serio se puede seguir hablando de izquierdas y derechas?

-Indudablemente el partido desde sus orígenes se ha definido como un partido de izquierda, pero somos una izquierda moderna, somos críticos a lo que pasó en la Unión Soviética, somos críticos a lo que pasó en Europa Oriental y señalamos que el Estado no puede tomar todo. En pocas palabras somos partidarios de la economía mixta.

-¿Y hay que ser críticos también con Corea del Norte a la luz de los misiles disparados sobre Japón y los ensayos nucleares de las últimas semanas?

-Bueno, todos los países tienen derecho a la autodeterminación. Hoy en el mundo, por lo menos nueve países tienen armas atómicas.

-En la Ciudad de México una parvada de partidos se ha acercado a Ricardo Monreal para postularlo como candidato. ¿Ustedes ya lo buscaron?

-Ricardo y yo somos amigos desde 1998 cuando era gobernador del Estado de Zacatecas. Hemos compartido la curul en algún momento tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados. Hemos compartido también participación en los distintos acuerdos de las izquierdas, como 2000, 2006 y 2012.

-¿Pero les gustaría como candidato?

-El Partido del Trabajo no va a descarrilar su alianza con Morena. Este problema, ese diferendo, tiene que zanjarse por vías conciliatorias. Y nuestro llamado respetuoso para Ricardo Monreal es para que siga en las filas del polo de izquierda tanto en el Partido del Trabajo como Morena.

-Para terminar, ¿cree que Donald Trump tratará de meter mano en la elección del 2018?

-Los norteamericanos nunca han dejado de meter la mano la política mexicana.