Nacional

Dirigencia de la CNTE en Chiapas se divide; no hay acuerdo para regresar a clases

Manuel Mendoza desconoció a la dirigencia de la Sección 7 y decidió mantener las movilizaciones en contra de la reforma; se espera que convoquen a asamblea estatal con carácter resolutivo, contabilizar los votos y determinar las acciones a seguir. 
Corresponsal | Ángeles Mariscal
15 septiembre 2016 9:22 Última actualización 15 septiembre 2016 9:46
CNTE Chiapas

(Especial)

TUXTLA GUTIERREZ.- La propuesta de hacer un “acuerdo político” con el gobierno federal dividió a la dirigencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Chiapas, al grado de que el secretario general suplente de la Sección 7, Manuel Mendoza, la desconoció y anunció que continuarán con las manifestaciones hasta abrogar la reforma educativa.

La fractura se evidenció con la suspensión violenta de la asamblea general donde se habrían de contabilizar los votos de la consulta para aceptar, o no, el pacto político que implica sólo un acuerdo de palabra y no reconocido oficialmente, que cancela de facto y de manera temporal la aplicación de la reforma educativa en Chiapas.

Tras ese incidente donde participaron padres de familia y simpatizantes de Manuel Mendoza, el líder magisterial convocó a una nueva asamblea donde un grupo de delegados resolvió “destituir a los dirigentes sindicales Adelfo Alejandro Gómez y Pedro Gómez Bámaca”, rechazar la propuesta del acuerdo político, además de continuar el paro laboral y acciones de protesta en todo el estado.

Este grupo también tomó el control de la 'mesa centralizadora', es decir, la coordinación de las acciones que realizan quienes se encuentran en el campamento instalado en la plaza central de Tuxtla Gutiérrez.

La dirigencia sindical, por su parte, convocó a una asamblea paralela a la que acudieron, según sus cifras, alrededor de 700 delegados, de un total de más de 800. Es decir, este grupo tendría la mayoría de las adhesiones.

El acuerdo al que llegó este grupo, explicó José Luis Escobar, quien ha sido el vocero del movimiento, fue convocar a una nueva asamblea general con carácter resolutivo, contabilizar los votos y “respetar el mandato de las bases, sea el que sea”.

En apoyo a esta posición, la Coordinadora Regional de los Altos, región donde Manuel Mendoza asienta su liderazgo, se deslindó de la acción del líder magisterial, pero también de cualquier decisión que la dirigencia legal de la Sección 7 quiera realizar sin consultar a las bases.

Por ello exigió la convocatoria a la asamblea estatal permanente, que legalmente es el máximo órgano de decisión. Exigen que en la misma estén las dos fracciones políticas y se dé un debate abierto para decidir el rumbo de su movimiento. Se espera que esta convocatoria sea emitida este jueves.