Nacional

Historia de un deportado, despertar del ‘American Dream’

Un choque en una carretera helada, en el estado de Wisconsin, acabó con el sueño americano de Daniel.
Mariana León
16 noviembre 2016 23:0 Última actualización 17 noviembre 2016 5:0
Daniel, deportado de EU por no tener documentos, compartió su experiencia a El Financiero. (Edgar López)

Daniel, deportado de EU por no tener documentos, compartió su experiencia a El Financiero. (Edgar López)

CIUDAD DE MÉXICO.- Un choque en una carretera helada, en el estado de Wisconsin, acabó con el sueño americano de Daniel.

En 2009, camino a su trabajo en un fábrica, el hielo hizo derrapar su camioneta y le pegó a otro auto. Debido a su estatus migratorio, mexicano sin papeles en Estados Unidos, enfrentó otros cargos.
Terminó deportado dos años después, sin la posibilidad de volver a intentarlo. Su familia se fracturó: su esposa e hijos se quedaron allá.

Daniel trabaja ahora en la Ciudad de México, el único contacto que tiene con sus pequeños es a través de Internet. Su hijo mayor, Alexander de 10 años, le tiene miedo a los policías. Dice que ellos son “los que se llevan a los papis”.

Cuenta a El Financiero que él y su esposa decidieron cruzar la frontera en 2006. Acababan de casarse y no veían muchas oportunidades en México. Erika lo convenció.

Le pagaron a un coyote tres mil dólares por cada uno. Pasaron mes y medio en el desierto de Sonora,. Erika tenía cinco meses de embarazo.
“Esto fue en noviembre, hacía frío, la ropa se congela, la agarras y la puedes tronar. Pero no hay opciones. Era regresarte a la frontera, a las cárceles de migración. A mi lo que me daba más miedo era caer en las manos de [Joe] Arpaio, porque entrar a esas cárceles era prácticamente la muerte”, dice.

“Cuando llegué a Wisconsin no llevaba nada, lo que tenía se perdió en la frontera. No tenía ni un solo documento”, comenta Daniel.

Aun así encontró trabajo, “hay anglosajones que te dan trabajo, prefieren pagarle nueve dólares a un mexicano que 18 a un americano. Pero eso para mí era estar bien pagado, empiezas a trabajar, a ganar dinero, a tener carro. Es como una vida normal”.

Daniel conoció así el sueño americano. “Pude sacar una licencia del estado, porque sólo pedían acta de nacimiento… sólo les interesaba saber que estuvieras haciendo las cosas bien. En el momento te sientes prácticamente de allá”.

En 2009 la suerte jugó en su contra. Después del accidente, comenzaron las audiencias para saber cómo se resolverían el problema. “Pasaron como cuatro meses así, pero en el último mes todo se empezó a descomponer. En la última audiencia se presentó un agente de migración de Milwaukee y me habló de mi situación migratoria. Sabía todo. En ese momento me arrestan por intento de homicidio en tercer grado. Yo no había querido matar a nadie”, explica.

Pasó los siguientes ocho meses en una cárcel de Milwaukee. Su abogado consiguió un permiso especial para que Erika lo pudiera ver.
“Cuando pasan los ocho meses me dicen por una bocina: vas a salir mañana. A las siete de la mañana empaqué. Salí y dije ‘soy libre’. Luego vi un auto blanco que me empezó a seguir. Sabíamos quién era. Bajó la ventana y me gritó, en español: ‘sabes que vengo por ti’”.

Daniel fue deportado. Fue la primera vez que se subió a un avión y lo hizo encadenado. Aunque le advirtieron que no volviera, se arriesgó.
Llegó a Mexicali y, por La Rumorosa, cruzó de nuevo la frontera.“Te la cuentan bien bonito, que vas a cruzar por un río, pero perdimos a dos personas que llevábamos, yo pude ser el tercero”. Llegó a Wisconsin, por segunda vez.

Ya nada era igual, no tenía licencia, no podía tener los mismos trabajos. “Yo estaba amarrado de manos y pies no podía hacer nada. Hasta que los agentes de migración fueron a buscarme, pistola en mano. Me escondí abajo de una cama con mi hijo. Dijeron ‘levanten las manos’ y él las levantó también.

No lo volvió a intentar. “Mi esposa me dijo que se iba a regresar conmigo. Cuando no lo hizo me dio coraje, me sentí engañado... al paso del tiempo le di la razón. Dios quiera que nunca regresen”.

-¿Crees que exista aún el sueño americano?

-Sí fue un sueño, pero como todo sueño tienes que despertar.

Todas las notas NACIONAL
Barbosa es un empleado de Gamboa: Acosta Naranjo
Asesinan a periodista en Chihuahua
Barrales regresa al Senado y seguirá en la presidencia del PRD
Se fugan 29 reos de penal de Tamaulipas; recapturan a 10
Federación dará 180 mdp para carreteras de Querétaro
PRI modifica coalición y abre paso a Humberto Moreira a diputación
La Sedena no debe confrontar ni rebajarse con AMLO: diputados
Normalistas paralizan Oaxaca; toman central y roban autobuses
Osorio llama a vigorizar Fuerzas Armadas, ‘que no reconocen unos’
Yo no reprimiré al pueblo con el Ejército, revira López Obrador
Gobierno del Edomex entrega tarjetas con 2 mil pesos, denuncia el PRD
IMSS se digitaliza para acabar con ‘coyotes’ que cobraban hasta $2 mil
PAN arma una red de 5 mil abogados para cuidar las elecciones
Clarke, un sheriff demócrata de esencia republicana
Instalará la SEP 12 módulos en la frontera con EU para asesorar a dreamers
Fidel Herrera recibió 12mdd para permitir ingreso al Cártel del Golfo
Reconoce Honoris Causa a Luis Gabino Medina
Gobernadores del PRI entregaron a Tamaulipas a bandas criminales: Cabeza de Vaca
IEE espera indicaciones de la ASEN para atender caso Layín en Nayarit
Reforman diputados la 3de3 y sancionan el mal uso de información "reservada"
Localizan seis bolsas con restos humanos en Guerrero
Barrales no mostró congruencia a la transparencia: Rogerio Castro
Dos personas mueren en inmediaciones de Prepa 5; no eran estudiantes
PRI busca recuperar terreno en la Ciudad de México
Norberto Rivera manifiesta su apoyo a obispo de Cuernavaca