Nacional

Demanda por encubrimiento de pederastas al Cardenal, estrategia fallida: Arquidiócesis

El semanario Desde la Fe asegura que el Arzobispo Norberto Rivera ha actuado conforme a la ley. La demanda se trata de una venganza, asegura.
Anabel Clemente 
16 julio 2017 16:35 Última actualización 16 julio 2017 16:35
El Vaticano

El documento plantea la posibilidad de aceptar a los homosexuales en la Iglesia católica; se planteó en el sínodo de la familia que reúne a 200 obispos.(Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- La Arquidiócesis Primada de México asegura que la acusación de encubrimiento de 15 sacerdotes pederastas por parte del Cardenal Norberto Rivera resultó una estrategia fallida, pues ésta intentaba forzar al Papa a aceptar la renuncia del Arzobispo Primado de México.

Al considerar como “absurda” la denuncia interpuesta contra el Cardenal el pasado 2 de junio, la arquidiócesis advierte que ésta fue interpuesta para obtener un efecto mediático y dañar la imagen del Arzobispo de México, “pues no existen pruebas que den soporte legal a su acusación”.

Al presentarla días antes de que por derecho canónico Norberto Rivera Carrera presentara su renuncia por cumplir 75 años, la demanda pretendía presionar al Papa para que aceptara de inmediato su renuncia, señaló Desde la Fe. 

A través del semanario, firmado por la redacción de este órgano informativo, aclaró que el origen de esta demanda es de un odio personal que tiene el ex sacerdote Alberto Athie contra el Arzobispo “que ha llevado a realizar actos desesperados de venganza”.

Reiteró que el Cardenal Rivera ha actuado conforme a la ley, ya que la mayoría de los sacerdotes acusados de pedófilo cometieron dichos ilícitos antes de 2010, año en que se llevó a cabo la reforma al Código Penal Federal que obliga a personas o instituciones a dar parte a la autoridad en caso de tener conocimiento de abuso contra un menor, antes de esa reforma no se tenía dicha obligación.

“Se ha registrado un caso posterior a esta ley, mismo que en su momento fue denunciado ante la autoridad; es decir, que el Cardenal Rivera Carrera ha actuado conforme a las leyes canónicas y civiles”, agregó.