Nacional

Dejó impune caso News Divine y va por TSJDF

Como juez, Rafael Guerra tuvo el caso casi 3 años y no dictó sentencia alguna y ahora aspira a la presidencia del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal. 
David Saúl Vela
25 octubre 2015 23:18 Última actualización 26 octubre 2015 5:0
Rafael Guerra fue nombrado magistrado en 2011. (Archivo/Cuartoscuro)

Rafael Guerra fue nombrado magistrado en 2011. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Rafael Guerra Álvarez, a quien familiares de las víctimas del News Divine señalan como uno de los responsables de la impunidad que hay en esta tragedia, ocurrida el 20 de junio de 2008, aspira a la presidencia del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF).

Padres de los 12 fallecidos del caso, nueve de ellos jóvenes, responsabilizan a Guerra Álvarez de que en los casi tres años que tuvo el caso “no logró dictar una sentencia que resolviera el caso y el castigo a los principales responsables”, dijeron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Advirtieron que el retraso en la impartición de justicia fue para favorecer al entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, quien lo ‘premió’ nombrándolo magistrado.

“Podemos decir que es (fue) un juez que sirve al poder y no a la sociedad y que por tal razón fue premiado como miembro del TSJDF”, aseguraron en su momento, a unos días de que Guerra Álvarez abandonara el caso.

Guerra Álvarez fue el primer juez que tuvo en sus manos el caso News Divine, tras la consignación de decenas de policías y empleados del antro, de los cuales sólo el dueño, Alfredo Maya Ortiz, está en prisión desde el día de la tragedia.

El resto de los detenidos lograron su libertad, algunos bajo fianza, o con amparos ante la Corte, contra las actuaciones en su contra.
Dos años y nueve meses después de que conoció el caso, a principios de marzo de 2011, dejó el Juzgado 19 Penal del DF y asumió como magistrado de la Séptima Sala Penal.

“(El) juez no hizo justicia y pese a ello lo premiaron haciéndolo magistrado, fue un premio por estar del lado del poder, porque este caso se politizó, por eso no ha habido justicia, fue un juez de consigna que mientras tuvo el caso no emitió ni una sentencia y si en sus mano estuviera aún me tendría en la cárcel”, dijo Juan Santos, quien era empleado del centro nocturno.

“En mi caso, lo que me ayudó a salir es que mi familia logró recabar firmas para acreditar que no tuve nada que ver; a mí me contrataron para hacer un trabajo de electricista, pero me detuvieron y me acusaron de ser la mano derecha de Alfredo Maya Ortiz, dueño del local, cuando todo fue falso; soy también víctima, por eso me da mucho coraje cuando te enteras que este juez, o Guillermo Zayas, son promovidos en cargos de mayor importancia, cuando son gente que no tienen entrañas”, dijo.