Nacional

Cué esfumó 1,244 mdp que eran para el transporte público de Oaxaca

Exigen fiscalizar proyectos de Movilidad Urbana y de Renovación Vehicular. En 2014 se aumentó de 5 a 7 pesos la tarifa bajo la promesa de un mejor servicio. Hay irregularidades en las licitaciones, y los camiones que dan servicio son chatarra.
Víctor Chávez
28 julio 2016 23:13 Última actualización 29 julio 2016 5:0
Gabino Cué. En 2014 elevó en dos pesos las tarifas del transporte público de Oaxaca, bajo la promesa de mejorar el servicio. (Especial)

Gabino Cué. En 2014 elevó en dos pesos las tarifas del transporte público de Oaxaca, bajo la promesa de mejorar el servicio. (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO.- Además de que heredará “un tiradero” en infraestructura, Gabino Cué, gobernador de Oaxaca, dejará “un caos” en el transporte público de Oaxaca capital, rubro del que –de acuerdo con legisladores– “esfumó” mil 244 millones de pesos.

Por ello, senadores del PRI –apoyados por diputados federales y locales priistas, así como por senadores y diputados del PAN, Morena y PVEM– presentaron una denuncia y un Punto de Acuerdo ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

El Punto de Acuerdo fue dictaminado por la Primera Comisión de la Permanente, y en él se exhorta al Congreso de Oaxaca para que, a través de la Auditoría Superior, revise y fiscalice los Proyectos de Apoyo a la Movilidad Urbana y Renovación de Parque Vehicular en la Ciudad de Oaxaca, así como al Sistema de Transporte Integrado.

En la argumentación se señala que la ausencia de proyectos de obra del gobierno local dejó un sistema de transporte público sin infraestructura, de pésima calidad para el turismo, y sin obras viales, a pesar de que desde 2014 se elevó en dos pesos las tarifas con la promesa de mejorar el servicio.

Indican que el propio gobierno del estado ofreció que, con la nueva tarifa de siete pesos, el transporte tendría un ingreso de mil 174 millones 726 pesos; esto sin contar –se aclaró– con los descuentos a estudiantes, adultos mayores de 60 años y discapacitados.

Prometió también que con esos recursos, a partir de 2015, iniciaría un servicio de calidad, apoyos a concesionarios, renovación de unidades, programas de capacitación y revisión y reparación de automotores para cumplir normas ambientales. Sin embargo, sólo dejó un servicio de pésima calidad, vehículos chatarra y en mal estado, irregularidades en procesos de licitación de obras que no se hicieron y conflictos entre transportistas.

El expediente contiene, de acuerdo con documentos oficiales de la Secretaría de Vialidad y Transporte (Sevitra), el denominado Proyecto de Apoyo a la Movilidad Urbana y Renovación del Parque Vehicular en la Ciudad de Oaxaca, que inició con un costo de 500 millones de pesos y hasta la fecha se ha elevado hasta mil 244.6 millones de pesos.

Según Sevitra, el proyecto se pondría en operación este 2016. Sin embargo, a cuatro años de su planeación, aún no hay avances físicos en su aplicación.

Se precisa que el proyecto fue anunciado desde 2012, y ya en 2013 el Congreso de la Unión le etiquetó 450 millones de pesos en el Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación, los cuales sólo se han utilizado para proveer créditos para la adquisición de camiones de pasajeros de la capital.

Se anota que, aparte de estos 450 millones de pesos –35% del costo de la obra–, la inversión total se planeó con una aportación adicional de 179 millones de pesos del gobierno estatal ; 211 millones del llamado Fonadin, y otros 433 millones de pesos que aportaron los empresarios transportistas.