Nacional

Cuando sepa que puedo regresar a mi país, lo haré: Essa Hassan

A cinco días de su llegada, Essa Hassan, el primer estudiante sirio refugiado que ha llegado a México señaló que el conflicto en Siria continuará por tiempo indefinido, pero que regresará cuando sepa que no hay ningún problema con ello.
Jafet Tirado
28 septiembre 2015 17:55 Última actualización 28 septiembre 2015 17:57
Essa Hassan

Essa Hassan llegó a México como parte del Proyecto Habesha. (Reuters)

”En el momento en el que yo sepa que puedo regresar sin problema, sabiendo que ya no soy parte de esa guerra, que es la razón por la que me fui, voy a regresar; porque al final es mi lugar, mi país, mi idioma, mi gente” así lo señaló Essa Hassan, primer estudiante sirio refugiado en México, en la que fue su primera conferencia de prensa.

A cinco días de haber pisado territorio nacional (el miércoles 23 de septiembre) el joven de 26 años dijo que aún no puede creer que se encuentre en México, ya que esperó alrededor de dos años para que esto fuera posible y pronto se incorporará a la Universidad Panamericana campus Aguascalientes para estudiar una maestría.

Hassan fue traído al país por medio del Proyecto Habesha, un programa impulsado por la sociedad civil y la Iniciativa Privada desde 2013 que tuvo fuerte apoyo de las Universidades Iberoamericana, Panamericana, Tecnológica de Monterrey y el Colegio de México.

"Estoy aquí porque quiero dar una imagen de Siria que no muchos conocen, mucha gente piensa en Siria por lo que ha visto en las noticias y mucha gente tiene miedo, no saben cómo nos vemos y tienen muchos prejuicios al respecto". Comentó el estudiante.


Durante su mensaje a medios en el Museo Soumaya, también explicó que le han ofrecido muchas oportunidades para “planear mi vida aquí por los próximos tres años”, y por ello aprovechará el apoyo que se le dará para aprender sobre la cultura mexicana, el idioma y el acceso para concluir una maestría.

“No creo que sea seguro para mí, como para todos los sirios, estar en un lugar de guerra donde hay bombardeos, gente que está muriendo, y al parecer no va a parar ahora, ni en un año, yo creo que va a tomar mucho tiempo”, dijo.

Por su parte, Adrián Meléndez, uno de los coordinadores del Proyecto Habesha, dijo que falta articular un mecanismo para facilitar entre los gobiernos el traslado de estudiantes sirios, ya que el costo por joven estudiante asciende a 11 mil dólares por el primer año; y ese gasto solventa el pasaporte, vuelo, alimentación, hospedaje y beca universitaria.

"Es una persona en 4 millones de 11 millones de afectados por la crisis en Siria, sin embargo para nosotros representa el fruto de nuestro trabajo de mucho tiempo y representa una puerta que se abre en nuestro país para facilitar la solidaridad que tanto hemos estado buscando". Agregó el promotor de la iniciativa.

En los próximos seis meses se espera que lleguen a México 29 estudiantes más de Siria apoyados por Habesha; la mayoría de ellos se encuentra en campos de refugiados a las afueras de Jordania.