Nacional

Corren a enfermeras por revelar crisis; van a ayuno en Chiapas

Todos los empleados, en enero, participaron movilizaciones en contra del desabasto de medicamentos e insumos, y la crisis que desde hace cuatro años se vive en el sistema de salud.
Corresponsal Ángeles Mariscal 
03 abril 2017 22:46 Última actualización 04 abril 2017 5:0
Son 5 las enfermeras que iniciaron ayer la huelga de hambre en el Hospital de la Mujer, en Tuxtla Gutiérrez.

Son 5 las enfermeras que iniciaron ayer la huelga de hambre en el Hospital de la Mujer, en Tuxtla Gutiérrez.

TUXTLA GUTIÉRREZ.- Cinco enfermeras y nueve trabajadores del Sector Salud de Chiapas fueron despedidos por denunciar el desabasto de medicamentos y la crisis que les aqueja. Ahora hacen una huelga de hambre para reclamar su reinstalación.

María de Jesús Espinosa de los Santos, Cielo Gramajo Cundapí, Elivón Castillo Escobar, Verónica Zenteno Pérez y María Isidro Orozco, que laboraban en el Hospital de La Mujer, en Tuxtla Gutiérrez, anunciaron que cada 48 horas se unirá a la huelga otro trabajador, hasta que tenga una respuesta favorable de las autoridades a sus demandas de reinstalación, abasto de insumos y medicamentos, y reintegro de los recursos para su fondo de jubilaciones.

“Antes de tomar esta medida, buscamos acercamiento con gobierno del estado. Lo que obtuvimos fueron amenazas y violencia. Nos quitó el trabajo para intimidarnos y negociar nuestro trabajo por nuestro silencio. No lo van a lograr”, dijo Espinosa de los Santos, quien durante 30 años ha trabajado en la Secretaría de Salud.

“Tantas riquezas tiene Chiapas y los trabajadores somos tan pobres y tan pateados. Entrego mi salud y mi vida en nombre de todos mis compañeros. Luchemos por una salud digna”, dijo Verónica Zenteno, con 27 años de servicio, antes de unirse a la huelga.

En enero, todos esos empleados participaron movilizaciones en contra del desabasto de medicamentos e insumos, y la crisis que desde hace cuatro años se vive en el sistema de salud.

Entonces, denunciaron que desde el inicio de la actual administración la atención a los derechohabientes se fue deteriorando por estas causas.

Médicos y enfermeras de diversos hospitales abrieron sus puertas a medios de comunicación, a fin de hacer públicas las condiciones en las que estaban laborando.

También revelaron que las irregularidades administrativas y el desvío de recursos habían alcanzado el dinero que les era descontado para su jubilación.

El gobierno del estado respondió haciendo entregas públicas de algunos insumos y medicamentos que, a decir del personal de la Secretaría de Salud, sólo alcanzó para unas semanas.

El 23 de febrero Julio Cesar Cruz, cabeza visible de la lucha que mantienen los trabajadores de la Secretaría de Salud, fue despedido por “faltas administrativas”. Misma suerte corrió Rubén Castillejos.

El 24 de marzo otros 14 trabajadores siguieron en la lista de despidos. Todos ellos tienen en común haber participado activamente en las manifestaciones.