Nacional

Con Yunes, Veracruz está peor que con Duarte: Héctor Yunes

El senador del PRI indicó que marzo de este año ha sido el mes más sangriento en la historia de Veracruz. Además de que en el sur de la entidad, sólo el fin de semana, hubo 36 ejecutados y al 30 de abril, se han acumulado 620.
Corresponsal Itzel Villa
01 junio 2017 11:10 Última actualización 01 junio 2017 11:11
Héctor Yunes Landa

(Edgar López)

VERACRUZ.- El senador Héctor Yunes Landa afirmó que a seis meses del gobierno de su primo, el panista Miguel Ángel Yunes Linares, Veracruz está peor que con el exgobernador Javier Duarte de Ochoa.

Yunes Landa indicó que en materia de economía y seguridad, lo que va de la administración de Yunes Linares ha sido peor que la anterior debido a que no ha cumplido con sus promesas de campaña en estos rubros.

El priista indicó que "en este tiempo se han cometido en promedio más de 100 homicidios violentos al mes, lo que equivale a cuatro al día y que cada seis horas un veracruzano sea victimado".

Asimismo, indicó que marzo de este año ha sido el mes más sangriento en la historia de Veracruz. Además de que en el sur de la entidad, sólo el fin de semana, hubo 36 ejecutados y al 30 de abril, se han acumulado 620.

Agregó que el robo se ha incrementado en 84 por ciento, los homicidios en más del 100 por ciento, los secuestros en más del 80 por ciento y las violaciones en más del 200 por ciento".

Acerca de las finanzas públicas, el senador señaló que el gobierno de Yunes Linares ha generado ya una deuda de 11 mil millones de pesos.

Entre otras cosas, criticó la intromisión del Gobierno del Estado en el proceso electoral con la entrega de despensas de la Secretaría de Desarrollo Social del Estado, el uso de insumos de la Secretaría de Salud de Veracruz, y denunció la represión de las fuerzas policiales de la Entidad a militantes y simpatizantes de otras fuerzas políticas.

Yunes Landa consideró como "urgente que Veracruz tenga un gobernador que se ocupe de las funciones que sean de su responsabilidad y que evite los desvaríos de aspiraciones políticas personales", las cuales calificó de "una mala broma".

Finalmente, refirió que “después de Duarte, no hay mal que dure más de dos años, ni veracruzano que lo soporte”.