Nacional

Ciudad del Carmen implementará plan de austeridad 

Ciudad del Carmen, entidad que presidirá el panista Pablo Gutiérrez, hereda una deuda de más de mil 200 millones de pesos, por lo que el próximo alcalde informó que implementará un plan de austeridad.
Yoisi Moguel / corresponsal
26 septiembre 2015 15:27 Última actualización 26 septiembre 2015 15:27
pablo gutiérrez

Pablo Gutiérrez. (Cortesía)

La administración municipal 2015-2018 de Ciudad del Carmen, que presidirá el panista Pablo Gutiérrez Lazarus, recibirá una deuda por más de mil 200 millones de pesos, problemas ambientales, de servicios básicos, además de que es considerada como la segunda ciudad más peligrosa para vivir en México.

El próximo alcalde informó que implementará, al asumir el 1 de octubre la presidencia municipal, un plan de austeridad y realizará un rediseño institucional para la correcta aplicación de los recursos.

Sobre la situación económica, el presidente municipal electo, Pablo Gutiérrez Lazarus, explicó que de 90 millones de pesos que adeudaba el Ayuntamiento en 2009, pasó a 400 millones en 2012, y el actual gobierno municipal, encabezado por Iván González la llegó a mil 200 millones de pesos.

La nómina municipal que en 2009 era de 12 millones ahora alcanza 39 millones de pesos, sin reflejar beneficios para el municipio y la población, porque hay muchas personas que cobran quincenalmente sin trabajar, subrayó.

Por ello, adelantó que la primera quincena de su administración se pagará públicamente, para verificar cuántos trabajadores llegan a sus puestos, de qué departamento son y para hacer un levantamiento por área.

En entrevista con El Financiero, Pablo Gutiérrez precisó que el plan de austeridad prevé acabar con todos los privilegios de los regidores, que cuestan 200 mil pesos mensuales a la comuna, pues además de su sueldo se les paga chofer, secretaria particular y asesores.

También, dijo, se realizará un levantamiento para conocer las condiciones de la infraestructura municipal y las carencias, y atender el desorden urbano que hay en la ciudad, porque el Instituto de Planeación Municipal (INPLAM), fue relegado y todos los estudios de viabilidad y de manejo sustentable se archivaron.