Nacional

GIEI cesará investigación de caso Ayotzinapa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos anuncia que el grupo de expertos terminará sus funciones ya que no hay condiciones en México para seguir, aunque creará un mecanismo especial para lograr las recomendaciones.
AP
15 abril 2016 11:12 Última actualización 15 abril 2016 11:46
GIEI

(Cuartoscuro)

WASHINGTON.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció que el Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI) que investiga la desaparición de los 43 estudiantes en Ayotzinapa cesará sus funciones y que creará un mecanismo especial hasta lograr las recomendaciones de los expertos.

La CIDH dijo que consultará con el Estado mexicano y las familias de las víctimas para determinar los términos específicos que guiará este mecanismo de seguimiento especial.

El presidente de la Comisión, el estadounidense James Cavallaro, lamentó la negativa del Estado mexicano para renovar el mandato del grupo de expertos una vez que expire el día 30 de este mes.

"Dada la naturaleza del acuerdo de asistencia técnica, en la que es indispensable la anuencia del Estado, la CIDH considera que no están dadas las condiciones para continuar el mandato del Grupo", indicó.

Cavallaro dijo que existe la posibilidad de los expertos continúen brindando asesoría a la CIDH una vez que se establezca el mecanismo de seguimiento porque "conocen muy bien el caso".

"El caso no ha sido esclarecido, por eso lamentamos que México termine mandato", dijo. 

El GIEI "no ha terminado porque no ha encontrado la verdad, pero ha contribuido y ha desmentido la 'verdad histórica'" del Gobierno, agregó.

Las familias de las víctimas reiteraron esta semana a la CIDH su expectativa de que los expertos continuaran trabajando hasta que se esclarecieran los hechos, se determine el paradero de los desaparecido y se castigue a los responsables.

Los expertos, que prevén presentar sus conclusiones y recomendaciones finales el 24 de abril en México, criticaron recientemente al gobierno mexicano por divulgar unilateralmente un nuevo peritaje sobre un basurero donde según las autoridades fueron quemados los jóvenes y denunció que sus integrantes son blanco de ataques en un intento de disuadirlos de buscar la verdad del caso.