Nacional

Chuayffet llama a acrecentar ritmo de reforma educativa

Al abanderar a la delegación nacional que participará en los XVII Juegos Panamericanos, el secretario de Educación Pública dijo que la construcción de un sistema educativo de calidad requiere del esfuerzo no sólo del gobierno, sino también de federaciones, de la iniciativa privada y de los distintos sectores de la sociedad.
Mariana León
01 julio 2015 16:49 Última actualización 01 julio 2015 16:50
Emilio Chuayffet representó al presidente en el abanderamiento de la delegación mexicana que participará en los Juegos Panmericanos. (Tomada de Twitter Conade)

Emilio Chuayffet representó al presidente en el abanderamiento de la delegación mexicana que participará en los Juegos Panmericanos. (Tomada de Twitter Conade)

Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, aseguró que se tiene que acrecentar el ritmo de la Reforma Educativa, además de construir un sistema educativo de calidad y con equidad.

Al abanderar a la delegación nacional que participará en los XVII Juegos Panamericanos, Chuayffet Chemor señaló que la Reforma Educativa exige “acrecentar el ritmo, unir voluntades y crear un frente común en donde todas las voces y todas las fuerzas se encaminen hacia el mismo objetivo: construir una nación más fuerte a través de la enseñanza y el deporte”.

Dijo que la construcción de un sistema educativo de calidad y con equidad requiere del esfuerzo permanente no sólo de los tres niveles de gobierno, sino también de las federaciones, de la iniciativa privada y de los distintos sectores de la sociedad.

“México reclama poner en marcha un movimiento colectivo que sume y no divida, y que deponga el interés particular para comprometerse con el bienestar general”, agregó.

En las instalaciones de Alto Rendimiento de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Chuayffet Chemor apuntó que el deporte es una escuela de vida, expresión de un eterno afán por afrontar nuevos desafíos, y afianzar, en la sana competencia, el reconocimiento del vigor y júbilo que el cuerpo alcanza ante su propio despliegue.