Nacional

Canadiense ligado al narco, dueño del Blue Parrot

De acuerdo con el rotativo, Grégory Sénécal, de 39 años, es copropietario del bar en el que se realizaba un festival de música electrónica en Playa del Carmen; él habría sido visto con Gregory Woolley, líder de un grupo criminal disuelto en 2015, en Montreal.
Redacción 
17 enero 2017 23:25 Última actualización 18 enero 2017 5:0
Balacera en Playa del Carmen.

Balacera en Playa del Carmen.

CIUDAD DE MÉXICO.- El bar Blue Parrot, en Playa del Carmen, Quintana Roo, donde ocurrió una balacera la madrugada del lunes, pertenece a dos quebequenses, uno de ellos relacionado con el crimen organizado de Montreal, señaló el diario canadiense La Presse.

De acuerdo con el rotativo, Grégory Sénécal, de 39 años, es copropietario del bar en el que se realizaba un festival de música electrónica en Playa del Carmen; él habría sido visto con Gregory Woolley, líder de un grupo criminal disuelto en 2015, en Montreal.

La encargada de desintegrar el grupo delictivo, en noviembre de 2015, se llama Magot-mastín, quien es la fuente de La Presse.

La investigadora destacó que Sénécal también frecuentaba a individuos vinculados con el crimen organizado, lo cual fue descubierto tras las visitas que realizaba el equipo Eclipse, dependiente de Service de Police de la Ville de Montréal (SPVM), un grupo policiaco de Canadá.

La investigadora agregó que un elemento de esa corporación visitó el Blue Parrot, en enero de 2011, para dar seguimiento a un caso de delincuencia. Durante esa inspección fue golpeado luego de fotografiar a personas identificadas como criminales y que se encontraban en el centro nocturno.

De esa visita a Playa del Carmen se logró detener a Shane Kenneth Maloney y a Marc-André Lachance (exsimpatizante de un grupo denominado Hells Angels), ambos fueron declarados culpables de amenazas e intimidación.

Otro personaje con el que Sénécal fue relacionado se llama Jean-Philippe Celestin, presunto jefe de una red de tráfico de drogas que opera en el centro de Montreal y la meseta de Mont-Royal, la cual fue casi desmantelada por investigadores de narcóticos de la región Norte de Canadá.

También se le ha relacionado con dos quebequenses más ligados a la venta de narcóticos: Jean-Guy Bourgouin y Sébastien Beauchamp, según La Presse.