Nacional

Ayuntamiento de Iguala vacía oficinas

Empleados de gobierno de Iguala sacaron documentación oficial así como mobiliario de las oficinas alternas al palacio municipal a fin de resguardar todo y evitar destrozos por las amenazas del boicot electoral. 
Natividad Ambrocio / corresponsal
05 junio 2015 18:53 Última actualización 05 junio 2015 19:19
Trabajadores del gobierno ayudan a resguardar papelería y mobiliario en Iguala. (Natividad Ambrocio)

Trabajadores del gobierno ayudan a resguardar papelería y mobiliario en Iguala. (Natividad Ambrocio)

IGUALA.- Ante la amenaza de diferentes grupos radicales de boicotear las elecciones 2015, en Guerrero, en el que habrán de elegirse nueve diputados de mayoría relativa, un gobernador, 46 legisladores locales y 81, alcaldes, trabajadores del Ayuntamiento igualteco, sacaron documentación oficial así como mobiliario de las oficinas alternas al palacio municipal.

A 32 horas, de que se inicie con la jornada electoral 2015, los empleados de gobierno, retiraron impresoras, copiadoras, documentación oficial, equipo de computo y mobiliario, de las oficinas de Oficialía Mayor, Recursos Humanos, Registro Civil, Presidencia, regidurías, sindicaturas , entre otras.

Las autoridades municipales giraron instrucciones a los trabajadores municipales de sacar todo con carácter de urgente a fin de resguardar todo y evitar destrozos por parte de los grupos radicales que pretenden boicotear las elecciones y que pudieran ingresar a las oficinas alternas del palacio municipal.

De acuerdo a los empleados que hicieron el traslado de la documentación y del mobiliario, revelaron que fueron a depositarlos en bodegas del DIF y otras cosas más los dejaron en casas particulares de algunos funcionarios.

Mencionaron que el temor de las autoridades en turno, es que por tercera ocasión, integrantes de la CETEG y de organizaciones radicales, causen destrozos a las oficinas del Ayuntamiento municipal, como ocurrió el 3 de junio del 2013 y el 22 de octubre del 2014, cuando quemaron el edificio de gobierno, el cual aún no ha sido rehabilitado.