Nacional

Ataque a normalistas se dirigió por WhatsApp

Integrantes del cártel 'Guerreros Unidos' dieron instrucciones sobre el ataque a los 43 normalistas de Ayotzinapa a través de mensajería de BlackBerry y WhatsApp. 
David Saúl Vela
14 octubre 2015 23:41 Última actualización 15 octubre 2015 5:0
Gildardo López Astudillo, el Cabo Gil, fue quien operó la agresión contra los 43 normalistas el 26 de septiembre de 2014. (Especial)

Gildardo López Astudillo, el Cabo Gil, fue quien operó la agresión contra los 43 normalistas el 26 de septiembre de 2014. (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO.- La agresión a normalistas de Ayotzinapa, planeada y operada por integrantes del cártel Guerreros Unidos, se dirigió a través de mensajería de BlackBerry y WhatsApp, reconocieron los implicados.

La revelación la confirmaron peritos de la PGR que hicieron una “extracción de información forense” a 98 teléfonos móviles y dispositivos de almacenamiento de datos de los presuntos criminales.

Así se obtuvieron conversaciones, videos y fotografías, no sólo de la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014, sino también de otras ejecuciones cometidas por Guerreros Unidos.

El análisis permitió establecer la red de vínculos de los integrantes del cártel. Uno de los detenidos, incluso, confesó que en la estructura del cártel había un “Jefe de Comunicación” que coordinaba las operaciones por mensajería de BlackBerry.

Otro explicó que cada que una persona se integraba al grupo recibía un teléfono móvil de esa marca. A los halcones (vigilantes) el propio cártel les ponía 200 pesos semanales a su teléfono para que reportaran al momento la presencia militar, naval, de la policía o personas sospechosas. Respecto al caso Iguala, la mayoría de integrantes de Guerreros Unidos ya detenidos reveló el uso de la red de BlackBerry y mensajes WhatsApp durante la agresión.

“Me encontraba halconeando en el centro, como a las seis de la tarde me mandó un mensaje; me decía que viera que hacían los ayotzinapos que llegaron en un Estrella de Oro y una Urban”, dijo Marcos Antonio Ríos.

Otro detenido señaló que ese mismo día recibió un mensaje de que “que estuviéramos alerta con los ayotzinapos porque supuestamente entre ellos venían Los Rojos”.

Una vez que los estudiantes fueron sometidos Gildardo López Astudillo, El Cabo Gil, avisó a Sidronio Casarrubias Salgado, líder del cártel por el mismo medio. “Aproximadamente a las 03:00 horas, recibo un mensaje a mi equipo BlackBerry de parte de El Gil, quien me dice que está la fiesta en grande ya que se habían metido Los Rojos… En esa misma conversación me dice que los 17 Rojos ya se habían ido al agua”, narró Casarrubias.

Previo, durante y posterior al trasladado de los normalistas al basurero de Cocula, donde según los detenidos fueron calcinados, también los mensajes fueron claves.