Nacional

Afectados por explosión en Tultepec reciben locales sin permisos

Este martes, el gobierno del Estado de México entregó 150 locales a artesanos que habían resultado afectados por la explosión en el mercado San Pablito, pero aún están incompletos y están en espera de que se liberen los permisos.
Eulalia Victoria / corresponsal
04 diciembre 2017 20:16 Última actualización 04 diciembre 2017 22:40
mercado

mercado

La mañana de este martes el gobierno del Estado de México entregó en un evento privado 150 locales a un grupo de artesanos, dos horas después el presidente municipal de Tultepec, Armando Portuguez entregó otros 150 en un acto público.

En el lugar, el edil afirmó que se encuentran a la espera de que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) libere los permisos “para rescatar algo de venta en esta temporada decembrina”, y aseveró que de perderse la temporada de fin de año, los artesanos dejarían de vender más de 100 millones de pesos de una producción que ya está lista para comercializarse.

Acompañado por integrantes del Cabildo y de la mesa directiva del mercado, el alcalde acusó al Gobierno mexiquense de incumplir con el proyecto original de 300 locales que se había comprometido a hacer: “Sólo construyó 150 con un costo de 35 millones 369 mil 122 pesos, cuando el Ayuntamiento gastó 7 millones en la construcción de igual número de locales”.

En el proyecto original que les presentaron funcionarios del exgobernador Eruviel Ávila Villegas, hoy presidente del PRI en la Ciudad de México, se contemplaba implementar en el mercado “una cerca metálica, una frontera en una esquina, una diagonal en la vialidad, torniquetes de acceso, básculas para pesar el producto, y otras cosas que incumplieron pese a que los recursos se dan como ejercidos”.

A pesar de que hoy fueron entregados todos los locales que originalmente componen el Mercado San Pablito, los artesanos no podrán comercializar en este sitio juegos pirotécnicos, ni ningún producto elaborado a base de pólvora debido a que no han sido liberados los permisos para su venta al público, por ello se verán obligados a seguir ofreciendo sus productos por catálogo y venderlo en sus talleres.

Todos los inmuebles comerciales miden 2.5 por 2.5 metros, están armados de concreto con una resistencia de 400 kilogramos por centímetro cuadrado, cortina frontal y techo de lámina de asbesto, más una vitrina con vidrio de seis milímetros de espesor, con un costo por local de cerca de 70 mil pesos.