Nacional

Acusan que Pemex desatendió fugas previas a la explosión en Pajaritos

Las versiones de los empleados afirman que un comprensor viejo sobrecalentó el reactor que produce monómero de cloruro de vinilo. Alguna chispa alcanzó la línea de conducción de cloro dejando como resultado la explosión.
Itzel Villa/ Corresponsal
24 abril 2016 19:12 Última actualización 24 abril 2016 19:12
Pajaritos. (Cuartoscuro)

Pajaritos. (Cuartoscuro)

COATZACOALCOS.- Eleazar Sánchez trabajaba en la planta Clorados 3 y alcanzó a salir casi ileso después de la explosión. Narró que el miércoles hubo tres fugas previas a la explosión, que fueron desestimadas.

La primera se dio cerca de las nueve de la mañana. Personal de seguridad de Pemex ingresó al lugar y después de cinco minutos decían que estaba controlada y se iban. La segunda fue aproximadamente a las dos de la tarde; en esa ocasión, dijo que entraron cinco ingenieros que dijeron que la fuga estaba controlada y les dieron la orden de que regresaran a trabajar.

Al cuarto para las tres de la tarde los sacaron por otra fuga, cuando los metieron mandaron una cuadrilla de andamieros para cerrar la válvula de donde estaba la fuga. La explosión se dio minutos después.

Durante la semana pasada, de acuerdo con trabajadores de la planta, se habían estado reportando varias fugas, sin embargo el procedimiento era el mismo; personal de seguridad de Pemex ingresaba y después de poco tiempo daban la orden de que regresaran a trabajar.

Las versiones de los empleados afirman que un comprensor viejo sobrecalentó el reactor que produce monómero de cloruro de vinilo. Alguna chispa alcanzó la línea de conducción de cloro dejando como resultado la explosión.

Eleazar vio en un video en el que su hermano Jonathan ayudaba a levantar a un compañero que se cayó. Cuando ambos se levantaron la explosión los alcanzó. Comentó que en el lugar había más de 100 trabajadores.

“Reventó primero. Muchos murieron al instante donde reventó. Fue una explosión de aire, de ahí no sé si un chispazo de los que estaban soldando algo fue lo que reventó. A nosotros nos alcanzó la onda (expansiva), pero nosotros estábamos corriendo como a unos 100 metros. A muchos tiró, muchas señoras iban lastimadas. Muchos cayeron”.

De acuerdo con los testimonios recabados, el personal que se encontraba en la zona de la explosión no tenía cursos de seguridad ni equipo especial.

En tanto, ayer se inició la toma de muestras para realizar las pruebas de ADN por parte de la Fiscalía del estado, las cuales tardarán alrededor de una semana, para dar certeza de que las personas se están llevando a su familiar.

En el lugar permanecen las familias de Julián Rodríguez, Oscar y Abigail Sánchez Cruz, originarios de la congregación de Mundo Nuevo y quienes trabajaban como andamieros en las torres de la planta.
“Vamos a estar hasta que encuentren a mi sobrino aunque sea la mano, un dedo, pero queremos saber si es de él o no”.

Los trabajadores que continúan desaparecidos laboraban como andamieros y ganaban entre 2 mil y 3 mil pesos por semana. No todos tenían seguro médico y laboraban para empresas subcontratadas dentro de Pajaritos. A sus familiares les han comentado que una cuadrilla completa de siete personas de la empresa Gamsa está desaparecida.

“Nos dijeron que hoy va a empezar a buscar ahí, que eran donde están las torres, se fue cayendo la primer torre, la segunda y la tercera y ellos parecen que quedaron abajo”, indicó la hermana de Julián, Reina Hernández Rodríguez.