Nacional

Acapulco, la tercera ciudad más violenta del mundo, revela estudio

El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Paz Penal, presentó un estudio que revela que este destino turístico registró durante 2014 un total de 883 homicidios y se ubica detrás  de Caracas y San Pedro Sula, ésta última, por cuarto año consecutivo, señalada como la ciudad más violenta del mundo.
David Saúl Vela
20 enero 2015 13:26 Última actualización 20 enero 2015 23:53
Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la paz penal

En conferencia, el Consejo aseguró que 10 ciudades mexicanas se encuentran en el ranking de las 50 urbes violentas. (David Saúl Vela)

CIUDAD DE MÉXICO. Acapulco, Guerrero, está catalogada como la ciudad más violenta de México y la tercera más violenta del mundo, revela un estudio elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Paz Penal.

Y es que el Puerto registró durante 2014 un total de 883 homicidios y se ubica solo por debajo de Caracas, Venezuela y San Pedro Sula, Honduras, ésta última, por cuarto año consecutivo, señalada como la ciudad más violenta del mundo.

José Antonio Ortega, presidente del Consejo, aseguró que en total son 10 las ciudades mexicanas que se encuentran en el ranking de las 50 urbes del mundo con más de 300 mil habitantes.

segun el estudio realizado por el consejo

Entre ellas se encuentran Culiacán, Sinaloa; Ciudad Juárez, Chihuahua; Ciudad Obregón, Sonora; Nuevo Laredo, Tamaulipas; Ciudad Victoria, Tamaulipas; Chihuahua, Chihuahua; Tijuana, Baja California; Torreón, Coahuila; y Cuernavaca, Morelos.

De estos casos destacó que en esta séptima medición, la incursión de Ciudad Obregón, Sonora, en el ranking de las ciudades más violentas del mundo y la sensible mejoría de Torreón, Coahuila que en 2013 estuvo en los primeros 10 lugares y en esta medición se colocó en el lugar 49.

Ortega aseguró que esta medición todavía estará sujeta a la revisión para establecer si hay alguna falla, principalmente por la manipulación de las cifras por parte de las autoridades, como ya ha ocurrido en otros casos.