Mundo

Trump ya causó caída de 10% en ventas fronterizas

En entrevista para El Financiero, el alcalde de Hidalgo, Texas, Martín Cepeda, de filiación demócrata, se dijo en contra del rumbo que Donald Trump ha fijado para Estados Unidos. 
Valente Villamil 
06 febrero 2017 21:44 Última actualización 07 febrero 2017 5:0
Muro de Trump Podría tumbar casas (Bloomberg/archivo)

Muro de Trump Podría tumbar casas (Bloomberg/archivo)

Los condados de la frontera de Texas que se oponen a las políticas migratorias y comerciales del presidente Donald Trump hacen equipo para hacerle saber que amenazar con la construcción del muro o imponer un gravamen fronterizo perjudicaría a la región, que ya registra pérdidas de hasta un 10 por ciento en la ventas.

En entrevista para El Financiero, el alcalde de Hidalgo, Texas, Martín Cepeda, se dijo en contra del rumbo que Trump ha fijado en menos de un mes en el cargo y advirtió que en la frontera ya se siente un impacto negativo.

“No estamos de acuerdo con lo que está haciendo el presidente Trump. Claro, respetamos la investidura que representa su cargo, pero al señor este no, porque trae unas ideas muy locas”, dijo Cepeda.

“En lugar de hacer amistades y buscar formas de cómo mejorar el comercio entre ambos, va a disminuir”, agregó.



A decir del edil, del partido Demócrata, la mayor parte de los alcaldes de la zona, que va de Brownsville a El Paso, están inconformes con el muro y el impuesto de 20 por ciento que amenaza imponer a todas las mercancías que lleguen de México.

A pesar de que alcaldes se están uniendo con legisladores para hacerle llegar cartas a Trump, en donde manifiestan su descontento y lo invitan a que visite la frontera, hasta el momento no han tenido respuesta por parte de la Casa Blanca, agregó.

“(La administración Trump no nos ha contactado) porque ellos son republicanos y nosotros demócratas. Sabe que toda la zona fronteriza no votó por él, por eso quiere perjudicarnos de una forma u otra, para enseñar que él es el mero mero, pero esto está mal”, dijo Cepeda.

El temor entre los alcaldes de esta zona ya cuenta con argumentos, pues según Cepeda, en su ciudad ya se ha visto un impacto económico desde la entrada de Trump.

“Aquí lo que es el Valle del Río Grande, de Texas, le va a perjudicar mucho (la actitud de Trump)”, dijo Cepeda, quien estima que el comercio y ventas en la ciudad han bajado entre 5 y 10 por ciento en el último mes.

Y el temor de un mayor impacto no es para menos pues políticos como el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, incluso han mencionado públicamente que los mexicanos deberían cortar sus viajes al vecino del norte en respuesta a las medidas de Trump.

Ante la inminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las pequeñas y medianas empresas de la frontera texana, que son la mayoría de los agentes económicos, deben asegurarse de participar en los diálogos y el intercambio de información a través de las organizaciones empresariales, dijo, en tanto, Gerardo Schwebel, vicepresidente ejecutivo del IBC Bank, cuya sede está en Laredo, Texas.

“La economía de Estados Unidos se basa en la pequeña y mediana industria y esos empleados y empresas del sector privado, en el caso particular de la frontera hemos sido involucrados más en el comercio bilateral y trilateral, y por eso sí tenemos que participar en el diálogo por medio de nuestras cámaras y entregar la información correcta”, dijo Schwebel, al reiterar la urgencia de solucionar la crisis fronteriza.