Mundo

Vaticano publica documento sobre gays, familia y divorciados

Según el documento de trabajo publicado, los gays deben ser respetados y acogidos, como requiere el magisterio de la iglesia, pero no avanza más allá. Los católicos divorciados y vueltos a casar sólo pueden recibir la comunión si se abstienen de relaciones sexuales.
AP y Reuters
23 junio 2015 10:31 Última actualización 23 junio 2015 10:47
Plaza de San Pedro en la Ciudad del Vaticano (Bloomberg / Archivo)

Plaza de San Pedro en la Ciudad del Vaticano (Bloomberg / Archivo)

CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano ha preparado el escenario para una nueva ronda de debates sobre temas candentes como los homosexuales, los católicos divorciados y la convivencia de parejas no casadas al publicar el documento de trabajo para su inminente reunión sobre problemas de la familia.

El documento divulgado el martes no ofrece ideas nuevas sobre los aspectos cruciales, aunque sí algunos matices. Dice que hay un "acuerdo común" entre una amplia gama de católicos acerca de la necesidad de ofrecer a los católicos divorciados y vueltos a casar en ceremonia civil un camino a la reconciliación para integrarlos mejor en la vida de la iglesia, pero enfatiza que solo pueden recibir la comunión si se abstienen de las relaciones sexuales.

Agrega que los gays deben ser respetados y acogidos, como requiere el magisterio de la iglesia, pero no avanza más allá. Las parejas que conviven sin estar casadas no son pecadoras sino candidatas al matrimonio por iglesia.


Activistas de los derechos homosexuales esperaban que el documento, el último antes de la reunión de octubre, retomara al menos parte la retórica conciliatoria sobre el cuidado pastoral de las parejas del mismo sexo que apareció durante un encuentro preparatorio el año pasado.

El esperado encuentro de obispos mundiales, o sínodo, se realizará del 4 al 25 de octubre en el Vaticano. Sus preparativos han estado condimentados por el debate de posibles reformas, particularmente en temas que conciernen a los gays y los católicos divorciados.

En un reporte interino a medio camino de una reunión preparatoria en octubre pasado, los obispos hablaron más positivamente que nunca sobre los homosexuales en la historia de la Iglesia Católica. Pero esas palabras fueron suavizadas o eliminadas al final de esa reunión después de una reacción negativa de los conservadores.

"Instrumentum Laboris", una hoja de ruta de 80 páginas para temas que serán debatidos en la asamblea, reiteró la oposición de la iglesia al matrimonio gay y a la adopción de niños por parte de homosexuales.

También volvió a afirmar la postura de la iglesia de que "todos, sin importar sus tendencias sexuales, deben ser respetados en su dignidad y bienvenidos con sensibilidad y tacto".

El documento de trabajo llamó a las diócesis católicas alrededor del mundo a desarrollar programas para "acompañar" a individuos homosexuales y padres heterosexuales con niños homosexuales para ayudarlos a entender las enseñanzas de la iglesia.

La iglesia sostiene que las tendencias homosexuales no son pecaminosas, pero sí los actos homosexuales.

Las palabras originales de la sección sobre homosexuales en la reunión preparatoria del año pasado hablaban de "aceptar y valorar sus orientales sexuales (homosexuales)".