Mundo

Unión Europea aprueba plan para reubicar a 120 mil inmigrantes 

La mayoría de los ministros del Interior de los países miembros de la Unión Europea aprobó el plan que permitirá reubicar a 120 mil inmigrantes; Checoslovaquia, Eslovaquia, Rumania y Hungría votaron en contra, mientras que Finlandia se abstuvo.
AP
22 septiembre 2015 11:31 Última actualización 22 septiembre 2015 13:34
Inmigrantes

(Reuters)

BRUSELAS.- Los ministros del Interior de la Unión Europea reunidos en Bruselas aprobaron un plan para reubicar a 120 mil inmigrantes en toda Europa, una medida destinada a aliviar a Grecia e Italia, que están en la primera línea de la crisis migratoria.

Sin embargo, en una señal de las profundas divisiones entre los miembros, los ministros tuvieron que votar el plan en lugar de aprobarlo por consenso.

El ministro del Interior checo, Milan Chovanec, tuiteó que su país junto con Eslovaquia, Rumania y Hungría votó contra el plan y Finlandia se abstuvo.

El ministro francés Bernard Cazeneuve dijo que el acuerdo fue "un paso importante" aprobado por una "mayoría aplastante" de los 28 ministros presentes.

El alemán Thomas de Maiziere dijo que su país recibirá a más de 30 mil personas.

"Hacemos esto por solidaridad y responsabilidad, pero también por nuestro propio bien", dijo. "En este momento alrededor del 50 por ciento de los que llegan a Grecia vienen a Alemania".

De Maiziere dijo que uno de los objetivos es reducir la "migración secundaria", el desplazamiento de gente de un país a otro dentro de Europa.

"Si la gente es distribuida en Europa, no puede elegir a qué país van. Deben quedarse en el país al que fueron distribuidos".

Mientras los ministros discutían en Bruselas, los inmigrantes chocaban con la policía en un campamento de tránsito en Croacia y los países del sureste de Europa se regañaban y amenazaban mutuamente mientras la ola incesante de buscadores de asilo elevaba las tensiones diplomáticas a un alto grado.

Los altercados en Croacia comenzaron por la mañana en un nuevo centro temporal en el pueblo oriental de Opatovac, donde una gran multitud de migrantes cruzó las puertas y abrumó a las autoridades. Además, algunas personas que estaban dentro del centro acudieron en masa a las puertas y exigieron marcharse, dado que se les había prometido que sólo tendrían que quedarse 24 horas y podrían continuar su viaje.